Instituto Superior de Arte Rupestre

    La Historia del Arte se muerde la cola en ciertos muros ruinosos del Instituto Superior de La Habana (ISA) y, por supuesto, también en esta serie fotográfica, «Rupestre», de Rigoberto Oquendo (Chacho).

    Su autor desarrolló este proyecto entre 2006 y 2015, alrededor de medio siglo después de la edificación de ese complejo de escuelas que diseñaran los arquitectos italianos Vittorio Garatti y Roberto Gottardi, y el cubano Ricardo Porro.

    Rigoberto Oquendo. Rupestre.
    Rigoberto Oquendo. Rupestre.

    Ahora Oquendo nos muestra las catacumbas reales y simbólicas del arte cubano. Se lee en una de estas paredes: «→ RINCÓN SUBLIME DE LAS VIDAS INCIPIENTES y los hogares abandonados».

    Más allá del evidente hipervínculo entre grafiti y pintura rupestre, entre posmodernidad y prehistoria, sorprende al fotógrafo la terquedad de este locus pétreo en un sitio donde se supone que «los estudiantes tienen la posibilidad de expresarse en lo que cada cual está estudiando»: música, danza, teatro, audiovisual, plástica, etcétera.

    • Rigoberto Oquendo. Rupestre.
      Rigoberto Oquendo. Rupestre.

    Dice Oquendo que en 2008, mientras documentaba estas y otras figuras e inscripciones lanzadas contra y desde los tabiques más apartados y desahuciados del ISA, se realizó una reparación que cubrió «todos los grafitis». Sin embargo, asegura, esta práctica incoercible, pertinaz resurgiría poco después.

    Rigoberto Oquendo. Rupestre.
    Rigoberto Oquendo. Rupestre.

    «Como el hombre primitivo escribiendo las paredes», dice Rigoberto Oquendo (1969), un fotógrafo dispuesto a sumergirse en los vórtices espiralados de la memoria.

    Rigoberto Oquendo. Rupestre.
    Rigoberto Oquendo. Rupestre.

    El sofisticado laberinto del arte de vanguardia, la incesante amenaza escarlata de unas magníficas ruinas circulares, el revolucionario (e inacabado) sueño arquitectónico del ISA; todas esas formulaciones de la totalidad se revelan aquí y ahora en su más oscura y rebelde fragmentación: como trazo primitivo, como secreta galería pompeyana donde rezuman la salvaje procacidad de la violencia y del erotismo, como palimpsesto de cinismo y de ingenuidad, como mentidero insobornable donde por fin grita su verdad el YO.

    • Rigoberto Oquendo. Rupestre.
      Rigoberto Oquendo. Rupestre.

    (Fotografías autorizadas por Rigoberto Oquendo).

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Entrevista a Ortega y Gasset en el Café Tortoni, Buenos Aires,...

    La escena ocurre en el Café Tortoni. Interior iluminado y espacioso, estilo Beaux-Arts, altas columnas relucientes con capiteles de acanto, lámparas y techos de vidrio repujado tipo Tiffany. Mesas redondas cubiertas por manteles blanquísimos, butacas de cuero. Ambos, entrevistador y entrevistado, se acomodan en una mesa, justo debajo del techo en vitral.

    Entrevista a Ortega y Gasset en el Café Tortoni, Buenos Aires,...

    La escena ocurre en el Café Tortoni. Interior iluminado y espacioso, estilo Beaux-Arts, altas columnas relucientes con capiteles de acanto, lámparas y techos de vidrio repujado tipo Tiffany. Mesas redondas cubiertas por manteles blanquísimos, butacas de cuero. Ambos, entrevistador y entrevistado, se acomodan en una mesa, justo debajo del techo en vitral.  

    Magdalena: obsesión visual

    Bebo de esa agua a través de las fotografías. Ya no vivo cerca del río ni de la ciénaga, pero vuelvo siempre y alimento mi obsesión visual. El agua crece en mí y cuando se desborda vuelvo a nacer. Y la cámara me permite ser aquella niña. 

    Del «periodo especial» a la «economía de guerra»

    La debacle económica que afectó a Cuba a inicios de los noventa, tras la caída del Campo Socialista, fue bautizada por la neolengua castrista como «Período Especial en Tiempo de Paz». Más de 30 años después, en medio de la actual crisis, el régimen cubano vuelve a hacer uso de su viejo arsenal retórico y aclara que esta vez se trata de una «economía de guerra».

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Malecón polivalente

    Desde hace algo más de un año, el fotógrafo...

    Rocky Horror Picture Show, la alegría

    El público de ‘Rocky…’ es interactivo, conoce de memoria los parlamentos y los recita, pregunta y responde... Muchos se visten como los personajes de la película, tiran arroz, rollos de papel higiénico y naipes, según las escenas. Otros traen pistolas de agua y periódicos para simular la lluvia y protegerse de ella. 

    El basurero que es La Habana

    Aquella noche de inicios de año fue un espectáculo...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí