Se acabó lo que se daba. ¿Por qué México dejará de donarle petróleo a Cuba?

    Crisis en todas partes

    El 26 de septiembre de 2023, la empresa estatal cubana Unión Eléctrica (UNE) informó de próximos apagones simultáneos que llegarían a afectar al 24 por ciento del territorio nacional. No se trataba de algo nuevo: la semana anterior (del 18 al 24 de septiembre), la misma empresa había anunciado cortes de electricidad que afectaron a la vez al 27 por ciento del país. Sin embargo, llama la atención que el anuncio del pasado martes coincidiera con una declaración de Petróleos Mexicanos (PEMEX) según la cual México empezaría a cobrar el crudo que ha estado dándole a Cuba en calidad de donación humanitaria. La noticia representa un duro golpe para el gobierno cubano, que últimamente ha podido a duras penas garantizar el servicio eléctrico a la población y la industria gracias a los «regalos» de sus aliados políticos.

    PEMEX ha tomado esta decisión por razones entendibles y muy a pesar del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuya intención parece ser ayudar en todo lo posible a Cuba. En 2024, la empresa energética estatal de México enfrentaría una grave crisis, pues deberá funcionar todo el año con una reducción de casi el 40 por ciento respecto al presupuesto 2023; adicionalmente, no podrá aumentar su producción. 

    «Si no vas a incrementar la producción y le reduces el presupuesto a PEMEX, pues no cabe seguir siendo humanitarios. Hoy cada quien tiene que velar por las condiciones que tiene en su país», dijo el especialista en temas energéticos Ramsés Pech en una entrevista concedida al medio mexicano Imagen Multicast.

    La empresa mexicana ha entendido que está en el peor momento para regalar crudo, por mucho que AMLO insista en hacerle favores al gobierno de Miguel Díaz-Canel. El barril de petróleo se acerca a los 100 dólares en el mercado internacional —ha aumentado su valor en un 25 por ciento en los últimos tres meses—; sin embargo, PEMEX no podrá aprovechar esta subida y producir más. Actualmente el gigante energético produce la mitad de su máximo histórico, alcanzado en el año 2004, buenos tiempos para los exportadores de materias primas en América Latina. Además, se trata de la petrolera con mayor deuda del mundo, que asciende hoy a 110 mil 500 millones de dólares.

    PEMEX declaró que, aunque eliminará las donaciones de crudo, no tiene todavía muy claro cómo cobrarle a la isla a partir de ahora, lo que le representa un fuerte dolor de cabeza. Según el medio Investing, la petrolera busca una opción que no haga enojar a los Estados Unidos —principal socio comercial de México y actor de primer orden en su economía desde la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)—, pues el embargo a Cuba complica toda posibilidad de realizar transacciones con la isla. 

    Gasolinería PEMEX / Foto: Roberto Arcide / Fuente: Unsplash
    Gasolinería PEMEX / Foto: Roberto Arcide / Fuente: Unsplash

    Más allá de las cuestiones prácticas, el asunto tiene una connotación importante de cara a la opinión pública mexicana. PEMEX, además de ser el octavo empleador del país, tiene una gran carga simbólica en México, pues es en sí misma la consecuencia más palpable del proceso de nacionalización del petróleo que llevó a cabo Lázaro Cárdenas en la década del treinta. De manera que para muchos mexicanos no resultaría nada agradable saber que, mientras su empresa estatal insigne pasa por una grave crisis, el crudo mexicano es regalado a un gobierno extranjero solo por las afinidades políticas del presidente de turno. 

    De cómo México salvó el verano en Cuba

    Vicente de la O Levy, ministro de Energía y Minas de Cuba, dijo en el espacio televisivo oficial Mesa Redonda (27 de septiembre de 2023) que ya en febrero el país tenía un plan energético para sobrevivir el verano, cuando la demanda energética suele dispararse. Sin embargo, más allá de los habituales parches en la deteriorada infraestructura del sistema energético nacional, esta «estrategia» realmente consistió en abrir los brazos al crudo que regalaron Rusia, Venezuela y, en especial, México, que envió sus donaciones justo a tiempo para los meses más calurosos del año. 

    Según Bloomberg, México envió al menos un par de cargamentos de petróleo a Cuba: uno de 350 mil barriles en el mes de junio y otro de 700 mil barriles en julio, ambos gestionados a través de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID). Solo estos dos envíos, de acuerdo con el precio del crudo en esos meses, le ahorraron al gobierno cubano unos 77 millones de dólares. No se sabe si estas dádivas estaban en los «planes» de Vicente de la O Levy, pero lo cierto es que salvaron el verano en Cuba. Más allá de su volumen, el crudo regalado ahorró también considerables esfuerzos en su procesamiento, ya que se trata de petróleo Olmeca, uno mucho más adaptable que el venezolano a las caducas refinerías de la isla. 

    El sistema energético cubano se enfrenta a un contexto del todo desalentador. Venezuela, aunque continúa a la cabeza entre los proveedores de petróleo a Cuba, envía actualmente unos 55 mil barriles de petróleo al día (bpd), una cifra considerablemente inferior a los 88 mil bpd que suministraba en 2020. Rusia, por su parte, destina a la isla unos 12 mil bpd, y —según Reutersen los últimos meses ha sido superada por México, que ha exportado unos 13 mil bpd. En otras palabras, la pésima administración del gobierno cubano, el notable decremento del aporte venezolano, y también las sanciones estadounidenses, han fragilizado en los últimos tiempos la crónica situación de dependencia energética de Cuba con sus aliados políticos.

    Las donaciones de México fueron realizadas a través del buque de bandera cubana Vilma, de 61 mil 271 toneladas de peso muerto por capacidad de carga. Durante el mes de julio, esta embarcación realizó dos viajes a la terminal de Pajaritos, en Veracruz, y de ahí se dirigió a refinerías en La Habana y Cienfuegos. Se sabe, además, que en ese lapso también transportó petróleo de Venezuela a Cuba. Según datos de MarineTraffic, el Vilma tocó por última vez la principal base de operaciones de PEMEX en Veracruz el pasado 9 de septiembre. Por su parte, el buque Delsa, también con bandera cubana, hizo el mismo recorrido en junio. Este último barco tiene una capacidad de carga de 61 mil 325 toneladas de peso muerto y, desde el día 25 de septiembre de 2023, está anclado en el puerto José Terminal, en Venezuela. Ambas embarcaciones se encuentran en la lista negra de la Oficina de Control y Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de Estados Unidos (OFAC, por sus siglas en inglés). Se conoce, asimismo, que el buque Bicentenario, perteneciente a PEMEX, ha realizado al menos cuatro viajes a Cuba en lo que va de año.

    AMLO le coloca a Díaz-Canel el collar de la Orden del Águila Azteca / Foto: X/Miguel Díaz-Canel
    AMLO le coloca a Díaz-Canel el collar de la Orden del Águila Azteca / Foto: X/Miguel Díaz-Canel

    El presidente mexicano ha dado múltiples muestras de afinidad con el régimen cubano, las cuales van más allá del plano discursivo. En junio pasado, El Estornudo publicó un reportaje sobre varias de las «consideraciones especiales» que ha tenido el líder de MORENA con la dictadura castrista; entre ellas, la concesión a Miguel Díaz-Canel del título de «invitado de honor» a las fiestas patrias de septiembre de 2021, así como la entrega a inicios de 2023 de la Orden del Águila Azteca, máxima condecoración que otorga el Estado mexicano a un extranjero. AMLO también decidió, por ejemplo, comprarle a Cuba el balasto para las líneas férreas del Tren Maya, el muy criticado proyecto de infraestructura que ha marcado su administración; ello a pesar de que no resultaba lo más recomendable en términos de impacto ambiental. La operación terminó encallando en sobrecostos, luego de que se estimara, en principio, que el gobierno cubano debía embolsarse entre 24 y 30 millones de dólares.

    A pesar de las críticas recibidas por parte del gremio médico de su país, AMLO compró a Cuba millones de dosis de la vacuna Abdala para combatir la pandemia del COVID-19, y entre 2020 y 2021 contrató una brigada de 585 médicos de la isla a sabiendas de que el negocio detrás de la venta de estos servicios médicos ha sido catalogado como «esclavitud moderna» por varios entes internacionales. De 2020 a la fecha, México ha sido el principal cliente de estos servicios —se conoce que contrató al menos otra brigada de 610 médicos en 2023—, y se estima que por cada uno paga alrededor de siete mil dólares mensuales. Menos del 25 por ciento de ese salario termina en manos de los galenos de la isla, quienes se encuentran atados a un contrato leonino que alimenta las arcas del Estado cubano.

    Central eléctrica flotante turca / Foto: Karadeniz
    Central eléctrica flotante turca / Foto: Karadeniz

    ¿Colapso inminente?

    «No hemos llegado ni llegaremos al cero combustible. No hemos llegado ni llegaremos a cero recursos en el país. El #Bloqueo reforzado busca eso, pero el socialismo es planificación, participación y pueblo en el poder. Todos los problemas tendrán respuesta. #UnidosXCuba», tuiteó Miguel Díaz-Canel este 28 de septiembre. Las palabras del presidente cubano, y los intentos del ministro De la O Levy de convencer a la población de que esta no es más que otra «situación coyuntural», dan a entender que la cosa se torna cada vez más grave. 

    A inicios de esta semana, el gobierno cubano anunció, además de apagones simultáneos, la suspensión hasta nuevo aviso del ferry Perseverancia, destinado al transporte de pasajeros entre Batabanó e Isla de la Juventud. De igual manera, varios medios oficiales han hecho un llamado urgente a reducir el consumo de electricidad y de combustible. En las provincias Villa Clara y Cienfuegos, por ejemplo, se estableció la paralización parcial —y total, en algunos casos— de los servicios y sistemas de producción en determinados horarios, y hasta se anunció la reducción del alumbrado público. 

    Sin embargo, las razones de esta crisis van más allá de la falta de petróleo y del impacto que pueda tener la decisión de PEMEX. 

    El sistema nacional energético —como la economía cubana en general— sobrevive gracias a remiendos constantes. El estado de precariedad se ha hecho más evidente durante el último año, con habituales fallos en las termoeléctricas, cuya infraestructura ha sobrepasado por al menos por una década su vida programada (30 años). Es decir, el sistema energético cubano acaso no ha colapsado del todo gracias a apaños equivalentes a los que mantienen en circulación a los viejos almendrones por las calles de La Habana.  

    Uno de los más recientes «parches» de las autoridades cubanas es la contratación de centrales eléctricas flotantes. Se conoce que Cuba ha pagado desde 2018 por la renta de hasta siete de estos buques generadores de energía a la empresa turca Karadeniz Holding —Turquía es el principal exportador de estos servicios en el mundo— mediante contratos con Karpowership, subsidiaria de Karadeniz. Por supuesto, la alternativa no resuelve el problema de fondo y resulta en extremo cara (se calcula que al menos 106 millones de dólares al año).

    Además, este servicio puede constituir un factor de riesgo ambiental considerable. En 2022, por ejemplo, Karadeniz Holding recibió varias demandas civiles en Brasil debido a que sus centrales flotantes no solo presentaban irregularidades en sus certificados de impacto ambiental, sino también porque cuentan con una potencia que supera los límites de contaminación atmosférica permitidos en el país sudamericano; eso sin contar que fueron instaladas en áreas destinadas a la recarga de acuíferos y reservadas para uso sostenible. 

    Dadas las circunstancias, podemos suponer que esta cuestión resultaría, en todo caso, el menor de los problemas para el gobierno cubano.

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Darío Alejandro Alemán
    Darío Alejandro Alemán
    Nació en La Habana en 1994. Periodista y editor. Ha colaborado en varios medios nacionales e internacionales.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    Similares / Diferentes

    Similares, diferentes… Gemelos como incógnita y confirmación de la...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí