¡El corazón se le alegra y vuelve a pedir Polar!

    En 1911 dos catalanes fundaron La Polar, sus nombres, Zorrilla y Giraudier. 

    Con Polar se disfruta más. POLAR conquista amistades… refresca y reanima. POLAR es la cerveza para usted: ¡Deliciosa! ¡Burbujeante! ¡Invitadora!

    En el 2021 una editora y realizadora cubana visitó las ruinas de la fábrica; su nombre, Joanna Montero.  

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    Si agotado o por cansancio/se siente flojo, verá/que con Polar se refresca/se reanima… y además/el corazón se le alegra/y vuelve a pedir Polar.

    Puentes grandes. Jardines de la Polar. Río Almendares. ¿Heterotopía? Escurridiza y salvaje, hipnotizada por la huella productiva, Joanna Montero se interna en lo que fuera la fábrica de la cerveza Polar y Trimalta Polar. 

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    A modo de travelling fragmentado chocamos con un espacio que no dominamos. Del movimiento quedan los sobresaltos, las pausas, la medición del tiempo. Ella procura documentar su hallazgo sin titubear, más bien, se esfuerza en ilustrar la exaltación inherente del lugar. Se detiene al tropezarse con anacronismos (cerámica roja emblemática y CHUCHO GENERAL/CHUCHO TOTALIZADOR; 4 Ton Shepard Crane y AVERÍA DE AMONÍACO), compone encuadres sostenidos por la simetría, escoge líneas y formas geométricas que destacan la aplastante presencia del esqueleto/máquina. La atmósfera fría le proporciona un aura empírea a cada escenario. Como si se tratara de un montaje marcado por el pulso de la perplejidad y el extrañamiento, no ofrece conclusiones ni se posiciona desde lo anecdótico, solo exalta lo natural del olvido, lo natural que son los recortes de modelos en un mural desteñido que nada tiene que ver con la cerveza o con el cierre de la fábrica.

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    No es posible desmenuzar el sentimiento radical de ser libre, ni siquiera importa vanagloriarse de ello, pero, a diferencia de esos cultos o esas propagandas que sirven para comunicar el éxito o la desgracia, visitar «lo que fuera» y registrar «lo que será» —sin saberlo—, nos concede el testimonio en primera persona de una naturaleza que se lo ha tragado todo. Me refiero a una naturaleza orgánica, la de mala hierba, hongos y líquenes, sedienta y justa, y a una naturaleza de otro orden, atroz, negligente y ajada.

    Cierta estética del colapso es inherente a estas imágenes; la desaparición o la extinción, ganas de activar el mecanismo sin que la observación se agote en verificar cuánto se ha dañado, qué significa el término «expropiación» o cuáles son las causas de esta historia incompleta.

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    Ganas de que un oso polar se asome por alguna hendija y se burle de su propia suerte. Ganas de que alguien esté espiando a la fotógrafa para redactar un informe, mientras el lugar sirve de locación para una película. Ganas de que chorree a borbotones cerveza por todas las tuberías y que se celebren banquetes los fines de semana. Lo que ocultan las ganas no es pesimismo, es especulación sobre el futuro, ensoñación, edición.

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    Joanna Montero no busca reconciliarse con el deterioro, solo percatarse de su sucesión como hábitat de lo improducible, de su erótica que no viene empaquetada o edulcorada, porque ella detesta los artificios complacientes y conoce de sobra las herramientas para crear nuevas narrativas. 

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    La serie se sostiene por una metáfora sin trucos. En lo fantasmático o fascinante de la ruina, la mirada busca la fusión/confusión. Uniformidad y repetición como resistencia. Lujo impensable y decadencia grotesca como notas de la expedición fotográfica. ¿Quién tiene la audacia de controlar nuestros deseos de revivir algo que yace, entre la oxidación y la mala hierba, como un sueño?

    Se difumina un sueño de 1911, del 7 de septiembre de 2021, de publicidades ilustradas a color, de PUNTOS CONTRA INCENDIO y de alguien que custodia el jardín. Escurridiza, salvaje, olla de cocción, enredadera, círculo, fermentación, maduración y acondicionamiento serían las acciones soñadas, las que alientan ese travelling sensible, a pesar del amoníaco. 

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    Cuando descubrí estas fotos, pensé en la persona que se concentra durante horas y días para editar una escena, pensé en el procedimiento inmediato de visitar ese espacio y ágilmente dejarse llevar por lo corrosivo de su aridez y su belleza, en esas reminiscencias que quedan luego de un corte, en esos gestos de actores que solo ella recordará, porque su memoria está destinada a sutiles emociones y pérdidas. Hay una naturalidad en su observación que se compone de grietas, ¿heterotópicas?, no sé, ahora veo cómo: «¡El corazón se le alegra y vuelve a pedir Polar!».

    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero
    Antigua fábrica de la Polar en La Habana / Foto: Joanna Montero

    (Fotografías de Joanna Montero. Texto de Martha Luisa Hernández Cadenas).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    La Resistencia, los Anonymous de Cuba: «para nosotros esto es una...

    Los hackers activistas no tienen país, pero sí bandera: la de un sujeto que por rostro lleva un signo de interrogación. Como los habitantes de Fuenteovejuna, responden a un único nombre: «Anonymous». En, Cuba, sin embargo, son conocidos como «La Resistencia».

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Selfies / Autorretratos

    Utilizo el IPhone con temporizador y los filtros disponibles. Mi...

    Un enemigo permanente 

    Hace unos meses, en una página web de una...

    Reparto: la otra relación entre Cuba y su exilio

    El dúo de reguetoneros cubanos Dany Ome & Kevincito el 13 aterrizó en La Habana el jueves 7 de marzo. Sin haber cantado jamás en la isla, son uno de los responsables del boom que vive actualmente el reparto cubano. La voz principal, Ome, llevaba casi 13 años sin ir a su país.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Selfies / Autorretratos

    Utilizo el IPhone con temporizador y los filtros disponibles. Mi...

    Güines, entre la esencia y el descenso

    Doscientos años después, Güines resulta un pueblito venido a menos, sin cañas ni azúcar, poco a poco olvidado y abandonado, tanto por los jóvenes que emigran como por la administración y el relato nacional. Un lugar que vive de sus antiguas glorias, cada vez más lejanas.  

    Los días sin luz

    En la sala de mi casa de La Loma,...

    Reflexionar la rosa 

    Ay no ni, ay ay ay no ni. Adiós,...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí