La onda expansiva del dolor continúa avanzando más de 30 horas después de la explosión en el hotel Saratoga de La Habana. Se le opone la débil esperanza de los familiares y los amigos de aquellos que aún permanecen desaparecidos entre los escombros.

Al final de la mañana de este 6 de mayo, un estruendo quebró el ritmo sofocante y maquinal del viernes habanero. Una nube de polvo envolvió un tramo de la calle Prado, frente al blanco silencio del estúpido Capitolio, y el dolor salió disparado hacia los más inesperados puntos de la ciudad, el país y el mundo.

Hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo
Hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo

Las autoridades cubanas reportan hasta el momento 27 muertos (aunque medios de prensa publicaron 32), incluidos cuatro niños; 81 heridos, de los cuales 37 siguen hospitalizados, y al menos 19 desaparecidos. Se trata de la peor tragedia humana en la isla desde que hace cuatro años un avión Boeing 737-200, que emprendía la ruta entre La Habana y Holguín, se estrellara con 110 pasajeros a bordo tan solo unos minutos después de alzar vuelo.

Continúan los trabajos en el hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo
Continúan los trabajos en el hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo

Según fuentes oficiales, la explosión del Saratoga —un cinco estrellas sin huéspedes, que justo se alistaba para volver a recibirlos próximamente— habría ocurrido a causa de un escape de gas mientras se realizaba el suministro habitual en sus instalaciones. Pero los resultados de las investigaciones todavía son preliminares.

Vista de los escombros tras la explosión en el hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo
Vista de los escombros tras la explosión en el hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo

Los primeros rescatistas que acudieron al lugar del siniestro fueron los propios ciudadanos que se encontraban en las inmediaciones. En redes sociales circulan videos no solo del desplome y la confusión sobrevenida inmediatamente; también de muchos habaneros escalando túmulos caóticos de hormigón y apartando desesperadamente enormes cascajos para sacar los cuerpos aún cimbreantes o ya inertes de los heridos y los muertos.

Pasadas más de 30 horas desde el siniestro, las labores de rescate y salvamento continúan… Algunos todavía luchan por sus vidas en varios hospitales de la capital. Miles de ciudadanos han acudido a diversos puntos habilitados para donaciones de sangre (incluso, se dice, han colapsado algunos puestos de recolección).

En el hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo
En el hotel Saratoga, La Habana, 7 de mayo de 2022 / Foto: El Estornudo

La Fuente de la India —el perfil clásico, la pose mayestática y la blancura presuntamente inmaculada, los atributos de un poder y una abundancia más bien incomprensibles— resulta a la vera del desastre no solo una presencia irónica sino, más que nunca antes, un perfecto anacronismo.

El Saratoga nos mira en estas imágenes, con las cuencas vacías de sus terribles ojos.

2 Comentarios

  1. El Gobierno como es usual, esta sacando ventajas politicas del siniestro. Por unas semanas, la gente olvida el desastre en que se vive sin electricidad, medicinas, alimentos, etc, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.