María A. Cabrera Arús

    El ropaje del silencio y el traje nuevo del emperador

    En 1994, el gobernante cubano Fidel Castro asistió a la Cuarta Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en Cartagena de Indias,...

    Contra la escritura que olvida

    La academia es un club donde se juega duro. En la estadounidense, si llegas con retraso y tienes que, encima, aprender a vivir en...

    Ciudadanos, no exiliados

    El dramaturgo Yunior García Aguilera y su esposa, la productora y profesora Dayana Prieto Espinosa; la curadora Claudia Genlui Hidalgo; el rapero Eliécer Márquez...

    Invadir Cuba

    Este 25 de septiembre el Gobierno cubano trocó en destierro la prisión que hasta entonces sufría el artista Hamlet Lavastida, que para entonces se...

    Genio y figura: Frank Delgado, un espartano de ropa negra y holgada

    El cantautor Frank Delgado (Consolación del Sur, Pinar del Río, 1960) pertenece a la generación conocida como «novísima trova», «postrova» o «generación de los...

    Mi abuela, la familia, la propiedad social y el Estado

    El 23 de noviembre de 2014, por la tarde, abrí la aplicación de Skype para llamar a Cuba y felicitar a mi mamá. Era...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Gerardo Fernández Fe: sobre la flagrante errata, un tachón

    Leo las 835 páginas que tengo a mano de Gerardo...

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.