Olvidados tiene la virtud o la insolencia de poner ante nuestras miradas esos rostros y esos cuerpos que intentamos evitar mientras atravesamos el spleen salobre de La Habana. Casualties.

Son estas personas —no los intelectuales, no los políticos— quienes llevan un país a cuestas. Por eso los hombros y los semblantes caídos; las carnes y las esperanzas en pleno derrumbe.

Margarita Fresco. Olvidados.
Margarita Fresco. Olvidados.

Hay una coherencia, sin embargo, entre estos retratos y las imágenes de tantas edificaciones ruinosas en el corazón de la ciudad.

¿Cuando alguien muere, alguien que suele tenderse con sus bultos siempre en el mismo rincón y, lentamente, avanzar con sus bultos, entre nosotros, por las mismas calles… cuando uno de ellos ya no vuelve a levantarse, nunca más, deja entonces, también, un solar baldío, un espacio huero, reverberante y mudo en el centro de la ciudad?

Margarita Fresco. Olvidados.
Margarita Fresco. Olvidados.

Las fotografías de Margarita Fresco hacen que nos preguntemos en qué consiste, finalmente, esa «estática milagrosa» que sostiene en pie a una sociedad que, justamente, prometió que jamás habría Olvidados.

  • Margarita Fresco. Olvidados.
    Margarita Fresco. Olvidados.

La burocracia tiene su eufemismo, «deambulantes», para designar a algunos de estos ancianos —y gente de cualquier edad— que, en rigor, no va ya a ninguna parte. ¿Pudiéramos decir que la inmovilidad fotográfica resulta, en ciertos casos, literal?

Margarita Fresco. Olvidados.
Margarita Fresco. Olvidados.

Fresco se interesa, ante todo, por estas «personas de la tercera edad en Cuba totalmente vulnerables, desprotegidas, sin la asistencia que deberían tener…» Y declara: «Es lastimoso verlos por las calles, pidiendo algo para ayudarse o vendiendo periódicos, o cigarros… Sin un seguimiento, como deberían tener, por sus escasos recursos, sus enfermedades crónicas, sus necesidades elementales: una dieta decorosa y más recursos para su sobrevivencia…»

  • Margarita Fresco. Olvidados.
    Margarita Fresco. Olvidados.

(Fotografías autorizadas por Margarita Fresco).

10 Comentarios

  1. Margarita es una mujer de fuerte identidad habanera esté donde esté. Y desde esa posición realiza su quehacer fotográfico.

    Esta muestra es, de alguna forma, un encuentro con el recuerdo, con su ciudad, con las creencias y costumbres de su gente. No se trata de una mirada nostálgica, es una visión realista que una habanera colecciona con respeto. Es un “álbum de familia”, de esa gran familia que dibuja la identidad de las personas.

    • Conmovida con el artículo, las palabras, muestran el respeto y la tristeza que me ocasionaba verlos asi tan, tan vulnerables, tan, tan olvidados, ya sin sueños, sin esperanzas, enfermos y arrinconados por una sociedad y un sistema que no tiene nada que ofrecerles o que no quiere ofrecerles nada, porque tener, si tienen, pero no los toman en cuenta…Gracias a El Estornudo…salud para uds…

  2. Fotos impactantes y dolorosas que dan testimonio de cuán rota está Cuba. Gracias Márgara por poner la realidad sin filtros ante nuestros ojos.

  3. Este trabajo de Margarita Fresco refleja una realidad un tanto desgarradora de la Cuba actual. Cuba es un país donde la población envejece y cada vez más los jóvenes emigran, se van, huyen… la vejez en Cuba es muy dolorosa y eso se ve reflejado en esta serie de Margarita quien con gran fuerza visual ha sabido captar esos rostros habaneros que podrían encontrarse a lo largo de toda la isla. Felicitaciones a Margarita por su trabajo y aplausos al equipo de El Estornudo por publicarlo.

    • Gracias por sus palabras, ha sabido captar el propósito de esta serie documental…me interesa mucho su criterio…gracias y saludos

    • Gracias por sus palabras Maria Susana Ciruzzi..totalmente de acuerdo con ud. es un paisaje desolador que podemos apreciar y lamentar en gran parte de las sociedades…asi es…saludos cordiales…Margarita

    • Mariano, gracias por esa reflexión, es triste que no sean tomados en cuenta como si las personas mayores de edad y sin recursos ya tuvieran fecha de caducidad…es triste todo…saludos y muchas gracias por sus palabras…Margarita

  4. Conmovedor trabajo de Margarita. Profundamente humano y lacerante. Refleja la perenne injusticia e indignidad de nuestra latinoamérica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.