«El maquillaje fortalece muchísimo». Unas preguntas para la maquillista y emprendedora cubana Ari Regina

    Ari Regina maquilla como si estuviera esbozando un monumento. Sus manos, de arquitecta y estilista, son cuidadosas con los tonos, perfeccionistas con las sombras, meticulosas con la iluminación. Si le preguntas cuál es el secreto de un buen maquillaje, responderá con tres palabras: «Menos es más». En el lenguaje del makeup, esto se traduce en hacer un uso adecuado de los productos estrictamente necesarios, y asegurar una debida preparación de la piel. 

    Tiene 35 años. Se graduó en la carrera de Arquitectura en La Habana. Es, sin dudas, una de las maquillistas más solicitadas de Cuba. Ha mostrado su talento en las modelos de la pasarela cubana Arte y Moda, en campañas de la fashion latinoamericana o europea, y en los famosos de paso por la isla. Es admiradora de muchos arquitectos cubanos de la primera mitad del siglo XX, y una fan declarada de Kevin Aucoin, el maquillista responsable de varios de los más despampanantes looks que en los noventa llevaron estrellas como Whitney Houston, Cher, Madonna, Cindy Crawford, Liza Minnelli, Tina Turner o Naomi Campbell. 

    No obstante, si Ari Regina tuviera que decir cuál ha sido su mayor influencia, diría de golpe que su madre. Recuerda el día en que de pequeña su madre la llevó a un curso de maquillaje y peluquería. «Ese momento fue un detonante», asegura. Por otro lado, hoy no se dedica profesionalmente a la arquitectura, pero no puede desprenderse de ella en cada uno de sus trabajos.

    Ari Regina / Foto de cortesía
    Ari Regina / Foto de cortesía

    «La arquitectura es fundamental para mí. Está presente en mi criterio en temas de diseño, en mi ética de trabajo con los clientes, y también en las proporciones, colores, estilos y la apreciación por lo sencillo y depurado», dice. «Piensas como arquitecto. Incluso en las sesiones fotográficas estoy al tanto del tema escenográfico y la luz». 

    Su formación como maquillista ha sido completamente autodidacta. Pasa horas tomando cursos de cosmética online, escuchando a artistas del makeup y a creadores de contenido «beauty». De Cuba, Ari Regina se queda con el trabajo que hacen los maquillistas Michel Rego y Yos Baute. De fuera, elegirá a Katie Jane Hughes, Spencer, Raoul Alejandre y Danessa Myricks.

    «El criterio de los expertos es muy importante; tener una cultura y conocimientos generales de cine, moda e historia te ayuda a crear con mayor facilidad», dice la maquillista. «Para mí entrar a este mundo fue un proceso de mucho tiempo, dedicación y aprendizaje. Nunca se acaba. Las tendencias son velocidad pura». 

    Ari Regina en una de sus sesiones de maquillaje / Foto de cortesía
    Ari Regina en una de sus sesiones de maquillaje / Foto de cortesía

    Ari Regina prefiere el maquillaje para campañas de moda. No obstante, su pasión no es un límite. Su cuenta en Instagram está repleta de los incontables rostros que ha maquillado para producciones de videoclips, cine, salones de fiestas, sesiones fotográficas de quinceañeras, colaboraciones con fotógrafos de moda, influencers, etc. Todos estos rostros tendrán en común «la sencillez y la versatilidad»; elementos que, asegura, definen su estilo.

    «Trato de crear looks dependiendo de lo que me pida la persona o la marca para la que estoy trabajando», explica. «Siempre escucho las ideas de los clientes, y a partir de ahí acotamos una imagen final con mis recomendaciones y visión. Es un proceso muy interesante».

    Ari Regina se considera una emprendedora. Durante la pandemia creció mucho en su oficio. «La creación de contenido se aceleró, y con eso mis trabajos para los medios digitales e influencers», dice. De hecho, la mayoría de ofertas laborales le llegan a través de las redes sociales. Según ella, el éxito de un maquillista hoy radica en estos factores: «Tus habilidades y técnicas, el trato con los clientes, y cómo manejas tus redes sociales: eso influye muchísimo». 

    Ari Regina con una de sus modelos / Foto de cortesía
    Ari Regina con una de sus modelos / Foto de cortesía

    La cultura del maquillaje ha ganado lugar en Cuba en los últimos años. Si por mucho tiempo abundaban opiniones al estilo de «las jóvenes no necesitan maquillarse», «el maquillaje arruga» o «si te maquillas no luces natural», lo cierto es que ahora son criterios más bien obsoletos. Ari Regina los llama «prejuicios sociales». 

    «Pertenecen a otra época y otra visión, que ciertamente existió en muchos hogares y se extendía por todo el país. Aún te puedes encontrar personas con esos criterios», dice. Los jóvenes son los más interesados en el maquillaje, que hoy viene acompañado de mucha información sobre el cuidado de la piel. La tendencia mundial es hacia un aspecto de maquillaje natural, más luminoso, que enfoca una piel sana sin tanto drama ni carga. Puedes verte natural y sumamente saludable estando maquillada».

    Según Ari Regina, hay actualmente una gran comunidad de maquilladores cubanos en redes sociales, y existen productos disponibles en tiendas del país que «han hecho un cambio considerable y han brindado oportunidad de adquirirlos directamente sin necesidad de hacer encargos o pedidos al exterior a través de terceras personas».

    Modelo muestra uno de los maquillajes de Ari Regina / Foto de cortesía
    Modelo muestra uno de los maquillajes de Ari Regina / Foto de cortesía

    No obstante, también reconoce que muchas veces los productos no son de calidad, o que la capacitación que reciben los maquillistas en Cuba no se ajusta a los estándares internacionales. Por ello, Ari Regina afirma que, definitivamente, no existe una industria del maquillaje en la isla. 

    «Una industria cubana no existe como tal, según mi criterio personal», dice. «Otras personas pueden opinar totalmente distinto. Hay múltiples espacios dedicados a la belleza, salud y bienestar, por lo que resulta un sector de interés para muchas personas y emprendedores. Aunque, a diferencia de hace una década, está más extendido el uso del makeup y la práctica de maquillarse para eventos o sesiones contratando servicios, se necesita un mercado más amplio de productos, acceso a capacitaciones y establecimientos comerciales que oferten insumos para la práctica profesional».

    Ari Regina planea seguir trabajando muchísimo en su desarrollo como maquillista. Tiene un sueño que, sin dudar, asegura que se va a cumplir: «Fundar un espacio diseñado íntegramente por mí en algún lugar icónico de La Habana, Madrid o Estados Unidos, donde las personas lleguen y no quieran irse», dice, y luego añade: «Lo dejo dicho por aquí. Marquen el día, la fecha y la hora porque así será».

    Mientras tanto, Ari Regina disfruta de las frecuentes sesiones de maquillaje que se presentan. Su trabajo es para ella, más que todo, una terapia. 

    «El maquillaje ayuda a empoderar, embellecer, estabilizar a las personas», dice. «¿Quién no recuerda el maquillaje de sus 15 años, de su boda o de la graduación? O, simplemente, un día en que saliste arreglada y eso cambió tu ánimo. El maquillaje fortalece muchísimo».

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    Similares / Diferentes

    Similares, diferentes… Gemelos como incógnita y confirmación de la...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí