Tema: Dictadura

    Glosario de eufemismos para hablar de Cuba

    Una parte del espectro político de España y Latinoamérica necesita entrenamiento para superar con elegancia las acrobacias y piruetas gramaticales, con abundancia de subordinadas...

    Dictadura es una palabra grave

    Parece como si lo hicieran a propósito para reafirmar el valor de sus palabras: como si, de tanto en tanto, a través de sus...

    Decálogo-chofer de la dictadura cubana

    1- La dictadura cubana convierte a sus ciudadanos en animales: ratas de alcantarilla, vacas sagradas, pájaras pintas, perras, chernas, carneros, gusanos, marranos, papagayos y,...

    Ojos bien abiertos

    Una vez que los ojos están abiertos es muy difícil volverlos a cerrar. Cuando ves algo, descubres, entiendes y te llega la luz es...

    En la primera estación del caos (Santiago´s Jet Lag)

    Cabría preguntarse lo siguiente: ¿qué pasa, sin embargo, cuando la dictadura se supera por vías pacíficas, sí, pero una cuota demasiado alta de «infierno» permanece oculta el tiempo suficiente, digamos, tres décadas, «en algún sustrato de la ciudad real y de la ciudad imaginaria»?

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    A la madre cubana Balbina Ponce Matías nadie la...

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.