Hacienda Fraternidad: El antiguo esplendor del café en el Oriente de Cuba

    Tras la Revolución Haitiana, entre fines del siglo XVIII y principios del XIX, el meridiano de la producción cafetalera mundial se movió de la antigua isla de La Española al Oriente de Cuba. Gran parte de los productores que huían de los «jacobinos negros» encontraron refugio en zonas que hoy corresponden a Santiago y Guantánamo.

    Edgar Brielo. Hacienda Fraternidad.

    Pronto Cuba ganó preeminencia en el comercio de café a escala internacional, aunque algunos años más tarde fue superada por otros enclaves. Pero aquellas haciendas fundadas por colonos de ascendencia francesa se convirtieron además en centros semiautónomos de vida, donde se cosechaban legumbres, frutales, plantas medicinales, etc. Su principal legado ha sido la cultura del café que aún perdura en el sudeste —y también en áreas de Occidente y el Centro— de la mayor isla del Caribe.

    La Hacienda Fraternidad, ubicada en el municipio santiaguero de Songo La Maya, es parte de esa herencia y, en particular, del Paisaje Arqueológico de las Primeras Plantaciones Cafetaleras del Sudeste de Cuba, constituido por 171 fincas cafetaleras y declarado en el año 2000 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

    • Edgar Brielo. Hacienda Fraternidad.

    La Fraternidad —que remite a los valores proclamados por la Revolución Francesa (1789): «Liberté, Égalité, Fraternité»— perteneció a Domingo Heredia, padre del poeta decimonónico francés José María de Heredia.

    En estas imágenes del fotógrafo Edgar Brielo destella aún el antiguo esplendor de la Hacienda Fraternidad: la sobriedad, amplitud y solidez de la casa mayor, con techo a cuatro aguas, balcones sombreados y amplios ventanales para domar la canícula tropical; la piedra cruda de los barracones, testimonio del alto costo humano de todo sistema de plantación en esta parte del mundo.

    Edgar Brielo. Hacienda Fraternidad.

    A dos siglos de distancia, el conjunto arqueológico ha sido sometido a rehabilitación: tanques de fermentación, acueducto, rueda de agua, molino… En cierto modo el ojo testimonial de Brielo se asoma a la grieta efímera pero inquietante que suele emerger entre la belleza de la ruina y la aséptica ficción del objeto restaurado.

    Sin embargo, no hay que asombrarse, tal vez el gran protagonista de esta selección fotográfica sea una vez más el paisaje rural cubano: la luz y los tonos exultantes del Trópico, el vitalismo natural del escenario donde fue plantarse hace mucho aquella industriosa huella de piedra y plantío.  

    • Edgar Brielo. Hacienda Fraternidad.

    (Fotos cortesía de Edgar Brielo).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Cuba: ¿un país pobre con «alto» Índice de Desarrollo Humano?

    ¿Cuba es un país pobre? ¿Cuántas personas sufren la extrema pobreza en la isla? ¿Se puede hacer caso a las estadísticas que existen al respecto? Y si es un país de pobres ¿por qué tiene un IDH alto?

    Farsa, (in)justicia y otras pinturas negras en Cuba

    Un juez no tiene que coreografiar sus argumentos con la instrucción penal o la propia fiscalía. [...] Una juez no está para asustar con estadísticas punitivistas a una ciudadanía hastiada de una policía mal entrenada y sobreprotegida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Rostros 

    ‘Rostros’, de Yuri Obregón: «una intervención corporal, una mascarada y, por supuesto, un performance, para obtener como resultado un proyecto fotográfico que refleje la fluidez e hibridación de la identidad y los disímiles dilemas a los que se expone el individuo contemporáneo»

    Similares / Diferentes

    Similares, diferentes… Gemelos como incógnita y confirmación de la...

    2 COMENTARIOS

    1. Destruyeron casi todo y lo poco que crearon está destruido también. Lo peor: han destruido la moral, la decencia, la conciencia cívica.

    2. José María Heredia Campuzano era hijo de padres dominicanos, no franceses ni haitianos. Su padre fue José Francisco Heredia y su madre María Merced Campuzano-Polanco, nada que ver con la hacienda Fraternidad que fué adquirida por la flia Fajardo y antes de abandonar Cuba la cedieron a mi tío José Luis Brugal, lo demás fue obra de la revolución. Apoderarse de tierras en nombre de su doctrina soviética

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí