Rompe el cuero

    Rompe el cuero es parte de «un proyecto mayor» sobre la percusión afrocubana emprendido en 2019 por el fotógrafo y diseñador Fernando Florit (La Habana, 1971). Varios rostros actuales de la rumba asoman en esta serie que también explora el ambiente del solar, donde se cultiva a diario el arte ancestral del tambor.

    En la tierra de los míticos Chano Pozo (tambor) y Malanga (bailarín), donde también nació el virtuosismo de Celeste Mendoza (cantante) y de los percusionistas Mongo Santamaría, Tata Guiñes, y de grupos como Los Papines o Los Muñequitos de Matanzas, no parece que la vieja fuente de la rumba esté cerca de agotarse. O por lo menos eso viene decirnos Florit.

    Hay aquí retratos de jóvenes percusionistas y de agrupaciones rumberas de estos días, junto a sus batás, en el trance mismo de sacarle ritmo al cuero: Adel González, Adriel Sánchez, Lucumí, y Rumba Morena, Obiní Batá, Rumberos de Cuba (Cortico y Niorge Sánchez)…

    También están los chicos de El 11, un solar ubicado en el barrio habanero de Atarés, municipio Cerro. Florit afirma que allí habitan más de un centenar de personas repartidas en 43 cuarterías, y que consiguió «entrar allí y hacer fotos con mi equipo porque iba avalado por Lucumí, con quien tengo amistad y es muy conocido y respetado en toda la zona».

    Tras la emergencia de la pandemia de COVID-19, Florit se ha visto obligado a dejar «en pausa» este proyecto, que se propone retomar en cuanto se modifiquen las circunstancias sanitarias.

    Florit se graduó en 1994 en el Instituto Superior de Diseño de La Habana, y luego tomó un curso de grabado con la artista Belkis Ayón.

    Se marchó de Cuba un par de años más tarde, y desde entonces ha sido profesor de Diseño en Venezuela y Ecuador; creativo en Andorra; diseñador editorial en Madrid; pintor decorativo para Desigual, y cofundador de la plataforma global de fotografía @agoraimages.

    (Fotografías autorizadas por Fernando Florit).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Rostros 

    ‘Rostros’, de Yuri Obregón: «una intervención corporal, una mascarada y, por supuesto, un performance, para obtener como resultado un proyecto fotográfico que refleje la fluidez e hibridación de la identidad y los disímiles dilemas a los que se expone el individuo contemporáneo»

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí