¿En qué se parecen el amor y la democracia?

    Cuando en Velasco se iba la luz en los noventa, todos los niños nos íbamos para el parque «Balán», el único parque del pueblo, donde crecían framboyanes centenarios y almendros. 

    En la plazoleta jugábamos a las escondidas, y la base era una vieja fuente de concreto que hoy ya no existe. Contra la base y con la cabeza apoyada en el antebrazo quien se «quedaba» debía contar hasta diez y al voltearse todos los niños se habían escondido. 

    ¿Dónde? 

    Detrás de los bancos, en el jardín de la vieja Daysi que quedaba al cruzar la calle 26 o bajo el roble donde anidaban las lechuzas. Era un juego verdaderamente complicado, porque no solo estaban escondidos, sino que estaban escondidos en la oscuridad. Aun así, el buscador se concentraba en la respiración que, en medio del silencio, suele volverse un tambor. 

    Yo, cuando era la buscadora, tenía un truco infalible, daba una carrerita diciendo «te toqué, te toqué» y entonces todos salían de los escondites creyendo que el juego había acabado y ahí yo tocaba al primero que me pasara por el lado, ganando. Era una tramposa, lo había olvidado hasta que la otra noche, volviendo a casa, me quedé en la total oscuridad en medio de una avenida infinita, tragada por la noche. Lo único que alumbraba eran las luces de los pocos carros que iban y venían. 

    Así fue la vuelta a casa, caminado entre lo negro, esperando esas luces fugaces. 

    Veinte años después de los noventa…, pensé, mientras caminaba sin ver que había abajo, ni en ninguna parte. Alguien quiere jugar a las escondidas, alguien quiere jugar a que nadie se vea, a que nadie se reconozca. Y seguí pensando, camino a casa, si en los pueblitos habrá niños que pidan permiso para irse al parque a jugar, si eso se podrá todavía. Y pensé, claro, en aquellos niños que jugaban entonces conmigo y que hoy viven en Alabama, Texas y New Jersey. Y recordé la adivinanza interminable que me hacía el menor de mis hermanos: «¿En que se parece un alacrán a una bicicleta?»  La respuesta estaba en cierta decodificación. Había que partir la palabra alacrán en sílabas. Tric, trac. Y era algo como: ala es lo que tienen los pájaros para volar, cran es el sonido de los carros por el ferrocarril. El ferrocarril pasa por casa de Juan. Juan tiene piojos. Piojos es una palabra compuesta por dos silabas. Pi, y ojo. Pi es un número. Y ojo es lo que necesitas para saber que un alacrán y una bicicleta no se parecen en nada. 

    ¿A que es una tontería?

    Bueno, pues yo pensaba en cómo ciertas tonterías se engarzan, eslabones perfectos, aunque no tengan nada que ver, para concluir que hay cosas que no se explican, no se parecen.  

    Por ejemplo: 

    ¿En qué se parece la calva de Benjamín Franklin a un paquete de chorizos de pollo?

    ¿En qué se parecen el amor y la democracia? 

    ¿En qué se parecen la oscuridad de los años noventa y la oscuridad actual?

    ¿En qué se parece un beso con la luz apagada a un beso sin luz alguna? 

    ¿En qué se parece una tragedia griega a un baño en construcción? 

    ¿En qué se parecen ciento veinte pesos cubanos y un dólar?

    ¿En qué se parece el Río Bravo a la muerte?

    ¿Y en que se parece el quejido de mi abuela cuando son las tres de la madrugada y no hay electricidad al sonido seco de un disparo…?

    Ahora es cuando yo salgo corriendo y gritando te toqué, te toqué, te toqué, pero todos mis amigos no responden, no responden al mismo tiempo porque están lejos, muy lejos, y porque es mucha, mucha, la oscuridad. 

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Economía cubana: crisis de productividad, inversión deformada, falta de divisas, descontrol...

    El gobierno cubano reconoce que aún no se concreta la implementación de las proyecciones acordadas para la estabilización macroeconómica del país. Igual admite el fracaso de la política de bancarización y que las nuevas tarifas de los combustibles aumentaron el valor de la transportación de pasajeros, tal como se había predicho.

    Cerdos

    Ruber Osoria investiga el alarido sobre el que se...

    Cinco años en Ecuador

    ¿Qué hace un cubano que nadie asocia con su país natal haciéndole preguntas a los árboles? Lo único que parece alegre son las palomas, vuelan, revolotean, pasan cerca, escucho el batir de sus alas. Es un parque para permanecer tendido en el césped. A algunos conocidos la yerba les provocaría alergia, el olor a tierra les recordaría el origen campesino.

    La Resistencia, los Anonymous de Cuba: «para nosotros esto es una...

    Los hackers activistas no tienen país, pero sí bandera: la de un sujeto que por rostro lleva un signo de interrogación. Como los habitantes de Fuenteovejuna, responden a un único nombre: «Anonymous». En, Cuba, sin embargo, son conocidos como «La Resistencia».

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Katherine Perzant
    Katherine Perzant
    Ha sido funambulista y chainsmoker. Como el Paterson de Jarmusch, escribe poemas que nunca publica. Posee una debilidad alarmante por los puentes y las boyas. La toman, tan a menudo por extranjera, que se siente así en todas partes. Quisiera creerle a Issa, que le sobrevive, le sobrevive a todo, la frialdad.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Economía cubana: crisis de productividad, inversión deformada, falta de divisas, descontrol cambiario

    El gobierno cubano reconoce que aún no se concreta la implementación de las proyecciones acordadas para la estabilización macroeconómica del país. Igual admite el fracaso de la política de bancarización y que las nuevas tarifas de los combustibles aumentaron el valor de la transportación de pasajeros, tal como se había predicho.

    Cerdos

    Ruber Osoria investiga el alarido sobre el que se...

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Un enemigo permanente 

    Hace unos meses, en una página web de una...

    3 COMENTARIOS

    1. Katerine gracias por la rememoración, me engancha la poética denuncia de los ‘estornudantes’ trasnochadores de la bohemia y con el olor a casi rancio, que para mi satisfacción sin límites se empecinan exquisitamente en no olvidar.
      PD: Lo del olor fué un exceso calificativo, me disculpo, besosS.

    2. Vayan por delante mis disculpas por no usar el sugerido eslabonamiento para responder, le veo más jugo hacerlo de forma expresa y contextualizada hacia adentro de Cuba.

      En qué se parece la calva de Benjamín Franklin (billete de 100 dólares) a un paquete de chorizos de pollo?
      -En que ambos solo llegan a una parte reducida de los cubanos de a pie.

      ¿En qué se parecen el amor y la democracia? 
      -En su ausencia, sufrieron muerte súbita por disparo reordena-miento.

      ¿En qué se parecen la oscuridad de los años noventa y la oscuridad actual?
      -En las palabrotas que brotan en medio del silencio.

      ¿En qué se parece un beso con la luz apagada a un beso sin luz alguna? 
      -En que ambos se dan para paliar la tristeza cubana.

      ¿En qué se parece una tragedia griega a un baño en construcción? 
      -En que hay que pensarlo bien antes de emprender obras tan desgastantes fisica y emocionalmente.

      ¿En qué se parecen ciento veinte pesos cubanos y un dólar?
      -En lo poco que se puede comprar con ellos.

      ¿En qué se parece el Río Bravo a la muerte?
      -No se parecen, son sinonimos.

      ¿Y en que se parece el quejido de mi abuela cuando son las tres de la madrugada y no hay electricidad al sonido seco de un disparo…?
      -Ambos producen mucho dolor al oido.

      Añado una: ¿En que se parece una marcha ordenada y sumatoria de todos los cubanos, por la autopista nacional, lejos de tiendas que motiven asaltos y pedradas, cubano a cubano en fila apretada tomados de las manos, recorriendo pueblo a pueblo y sumando sentires y voluntades que exijan un nuevo gobierno que sepa hacer su trabajo, que saque a Cuba de la miseria paupérrima y la impulse hacia desarrollos anhelados, prometidos sin cumplimiento desde hace mas de medio siglo. En que se parece eso a unos sátrapas que no podrán acusar de vandalismo, grupúsculos y mercenarios pagados desde fuera, al sufrido pueblo cubano?
      Saludos.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí