El Código de Familias y la foto nacional

    Las discusiones en las redes sociales en torno al Código de Familias, promovido a referéndum para el próximo 25 de septiembre, han hastiado a no poca gente, entre las que me incluyo. Tres grandes pelotones se han alistado en el polígono de Facebook y Twitter. A favor, en contra y abstención. Esta realidad se complejiza aún más, o ridiculiza, según el ángulo, cuando tenemos en cuenta que las discusiones en torno al código giran, generalmente, alrededor de sus aspectos secundarios o preliminares, y no sobre el texto en sí mismo.

    ¿Por qué todo se ha vuelto tan convulso? Son varias las razones. Están en juego los derechos de los pájaros, las lesbianas y las personas trans, y el carácter progresista de la nueva ley ha generado un shock político en las bulliciosas filas de la oposición. Ciertamente, los derechos individuales no deben llevarse a votación o referéndum, un tecnicismo premoderno que, vale alclarar, no ocurre solo en los predios de una dictadura como la cubana.

    Dicen quienes se abstienen que no asistirán a un evento coordinado por el régimen. Creen que el código está aprobado desde antes de la votación porque ya salió en la Gaceta Oficial, tal como salió en su momento el Proyecto de Constitución en 2018 antes de que fuese llevado a referéndum. Sin embargo, estos ciudadanos no explican cómo siguen yendo a notaría, a la bodega o a las oficinas de vivienda del municipio, puesto que no nos queda otra que sobrevivir, y disentir, si fuera el caso, también desde la institución del poder castrista. Mucho enviarán a sus hijos a la universidad y, si son hombres, igualmente consentirán que sean llamados a las filas del Servicio Militar.

    El pinkwashing es una de las teorías principales que explica por qué un gobierno tiránico ha decidido otorgar derechos a comunidades excluidas. Canel lo necesita. La última foto de Cuba en la memoria del mundo fue desastrosa. Habían carros policiales volcados en la esquina de Toyo, un muchacho baleado en La Güinera y miles de ciudadanos a lo largo del país pidiendo un cambio político. Ahora los titulares de la BBC pueden mostrar un Canel permisivo y democrático, amigo de Paquito el de Cuba, que asiste a bares gays si es preciso y vende maquillajes e íntimas a las chicas trans.

    La otra idea, que puede y, de hecho, convive con la anterior, me conmueve de tal forma que esta misma tarde quisiera besar en la boca a Kiriam Gutiérrez, Adiel González Maimó y así sucesivamente a cada uno de los activistas pájaros, lesbianas, transexuales y queers que largaron los zapatos en marchas ilegales y en agendas que el Cenesex jamás aprobó. El activismo LGBTIQ+ pudo haberle arrancado efectivamente a la dictadura este código, tanto como Luis Manuel Otero y el Movimiento San Isidro invalidaron tras bambalinas, al menos durante un tiempo prudencial, el Decreto 349.

    Un No en ningún caso representaría una derrota para Díaz-Canel, quien podrá decir igualmente en canta cumbre internacional se presente que el pueblo eligió de manera democrática. A su vez, si triunfa el Sí, ganarán ciudadanos de carne y hueso, y no el Partido Comunista o Raúl Castro, como intenta tergiversar el oficialismo. De la misma manera que no le agradeceré la aprobación del Código al poder político, pues poca o ninguna preocupación le suscitan las minorías, menos le agradeceré a la gente que insisite en negarle sus derechos a una comunidad como la mía, regodeándose en privilegios que a nosotros nos han sido escamoteados.

    En la foto del Sí saldré en una esquina con mis pájaros de siempre, construyendo un relato que celebre el código y al mismo tiempo condene la dictadura. ¿Cómo veremos, en cambio, a la oposición que exige derechos y, cuando el régimen los otorga, cierra la boca y se apertrecha en una altura moral inmerecida, que nadie le ha otorgado salvo ellos mismos? El castrismo tiene muchas veces una disidencia construida a su medida.

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    Similares / Diferentes

    Similares, diferentes… Gemelos como incógnita y confirmación de la...

    1 COMENTARIO

    1. Genial.
      Esa última frase me recuerda a otra de Simone de Beauvoir, que reza algo así: «El opresor no tuviera tanto poder si no contara con seguidores entre los propios oprimidos.»
      Poco más o menos.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí