En mi segunda cita con Cuba quise trabajar con algo que me frustraba profundamente; el hecho de ser tratada a veces como un medio o un objeto, desde una distancia ficticia y adornada frívolamente. Esta circunstancia, causada por el contraste entre la precariedad material de [email protected] [email protected] y la solvencia económica de la mayoría de los turistas, implica tensas relaciones de poder.

El arte de la seducción y las promesas idílicas despliega todas sus redes para cazar la mariposa. Un amigo, Gustavo Arcos, me advirtió: «Cuando un cubano empieza a hablar con una extranjera, no sabe dónde va a terminar…».

Siendo yo la mariposa consciente de que no es fácil escapar de tales redes, decidí usar la fotografía para tratar el tema del «jineterismo» y de las relaciones emocionales y sexuales que se establecen entre una turista fémina y el varón cubano. Y narrarlo en primera persona.

  • Ana Cayuela. El poder emocional del capital.
    Ana Cayuela. El poder emocional del capital.

El proyecto marchaba en paralelo con mi vida en la isla, y todas estas relaciones se traspolaban en impresiones sobre el país que también son parte importante de estas fotografías y que, además, intenté guardar en algunas notas de viaje que empiezan así:

15.11.2014. (…) Me he acostumbrado casi o por completo a cocer el agua más de diez minutos antes de enfriarla para beber, las duchas frías, los cortes de agua y apagones de luz. Me empiezo a tomar con humor el acoso cubano a mi status europeo, los intentos de timo y la rebeldía de la guagua; comienzo a desenvolverme con los CUC y los pesos, con la malanga y el boniato, con el humanismo y el deseo capitalista-material. (…). En Cuba, la religión predominante es el relativismo, a pesar de que yo siempre creo exagerada la cantidad de azúcar en el café.

En cuatro días menos de 20 minutos de Internet, sol, cero por ciento de grasas saturadas y una ciudad que se abre paso entre la selva o una selva que se abre paso entre la ciudad.

  • Ana Cayuela. El poder emocional del capital.

Y casi a la vuelta de dos años:

03.07.2016. Tu sabor a miel azahar me revienta el pecho. Me estoy haciendo adicta a nosotros, nosotros porque me reflejo en ti. Excepto cuando no me lo puedo creer, esos momentos que me pregunto si es real o solo una putería nuestra. (…). Nos ponemos fértiles y sudamos ríos de colores de luz. Cada cosa que hacemos juntos es como hacer el amor. Creo que hay gente en el mundo que morirá sin experimentar algo tan fluido y mágico. Si todo fuese un simulacro…

……………..

Ana Cayuela (Almería, España, 1991). Fotógrafa. Estudia en la Facultad de Bellas Artes de Granada y, en tercer año de la carrera, una beca le permite trasladarse a la prestigiosa Bauhaus Universität-Weimar, en Alemania. Se gradúa de ambas universidades antes de viajar por primera vez a Cuba, adonde más tarde regresa. Imparte clases de iluminación creativa en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

Varios galardones reconocen su trabajo; entre ellos destacan el Bauhaus Essentials Kreativ-Preis, en 2012, y el premio alemán de fotografía joven en 2015.

Ha publicado su obra en Profifoto, Yorokobu o el Bauhaus Journal. Ha expuesto en el marco del mes europeo de la fotografía «EMOP» 2016, así como en varias galerías y museos de Alemania.

(Texto y fotografías de Ana Cayuela).

8 Comentarios

  1. No querida, llama a las cosas por su nombre. Sencillamente porque a una fotógrafa del sur de España en Canadá los hombres le caerán detrás por su piel color aceituna pero no por ser una extranjera.

  2. ¿Podríamos decir que ejercer «el poder emocional del capital» es una manera o metáfora del tursimo sexual (sin entrar a valorarlo)?
    Podría ser, aunando crítica (a la desigualdad y el diferencial de poder) y contra-crítica al mismo tiempo (momentos íntimos de placer mútuo).
    Nada en contra de irse a vivir experiencias de sexo y erotismo en Cuba, pero me ha parecido una manera extraña de criticar la desigualdad (el diferencial de poder), pero practicarla al mismo tiempo.
    Quizás es una manera de dudar: hacer algo natural, pero juzgarlo a través de valores heredados (anti-puterismo) que lo critican, y sorprenderse porque tu sientes que nos has hecho nada malo…
    O quizás es una manera de legitimar esa situación, pero ojo, también quedaría legitimado el hombre (y no solo la mujer) que incurre en ella. Sugerente.
    Estamos acostumbrados, en España, a una sociedad feminista en las mujeres y machista en los hombres, ellas critican que somos puteros, cuando este reportaje refleja que uno/a puede serlo y ser feliz y hacer feliz. Ellos se van de putas despreciando a esas chicas en no pocos casos (al menos de cara a la galería), cuando en realidad son situaciones de intimidad creadas que nos hacen felices a ambos…
    Como conclusión, muy sugerete e interesante reportaje, excelentes fotos, que reflejan muy buenas vivencias.
    Saludos,

    • La fotografía me ayuda a dar visibilidad a situaciones y circunstancias; pero no me siento cómoda mirando desde fuera y sin sentir realmente qué emociones internas se desencadenan en cada proceso. Sería muy interesante que se pudiera ver mi modo de vida; mi no-habitación o mis días de conformarme con un platito de arroz cocido por mi poder adquisitivo; pero ese aspecto es algo que creo que se trasvasa en la imágenes y que necesito yo para trabajar; no se puede hablar del hambre sin haber nunca convivido con ella.

      Decidí impartir talleres de creación visual para compartir puntos de vista y hacer un análisis colectivo del tema junto a los chicos; mi objetivo no eran momentos íntimos de placer sino:

      -tener relaciones horizontales con personas habituadas a desarrollan emociones a partir de un deseo o necesidad ligados a restricciones político-económicas, la sexualidad está presente en la fotos pero en la mayoría es nuestra imaginación proyectando y no había contacto carnal, de hecho algunos de los chicos no tienen interés en el género femenino. Pero la intimidad no es siempre quitarse la ropa y frotarse, sino que necesita respeto, confianza y comunicación transparente(entre otras y en mi opinión).
      -exponer este tema; porque creo que a veces no llegamos a analizar profundamente hasta qué punto nos influyen los factores externos [email protected] por [email protected] Colonialismo moderno: totalmente aceptado y siguen estableciéndose imágenes cliché no reales de cómo carros y puros brillan bajo la luz de la fachada; por qué no permitimos a Cuba mostrase como es? Por qué seguimos cayendo en el exotismo que rezuma a feudales y caciques embriagados por la codicia?

      No me puedo posicionar, cada caso es diferente y al fin y al cabo yo no estoy interesada en juzgar; a mí me fascina poder entender y aceptar. Mi manera básica de «crítica» es no caer en los errores que percibo a menudo, mi manera es compartir una herramienta poderosa de expresión; es oír y es captar la magia de las personas, es empaparme de la ilusión de otros y compartir las fuerzas para que al menos en el trato de uno a uno no se establezcan dinámicas unidireccionales; cero en los efectos paliativos de la fotografía en situaciones donde nos vemos [email protected] y poco [email protected] Respeto la vida en lo máximo que soy capaz y me esfuerzo mucho por ser coherente con respecto a mis ideas.

      No hay puteros ni puteras en las imágenes, hay personas inter-actuando y hablando de la luz, de los colores, de composición y de cómo se puede viajar a través del prójimo.

      Te agradezco enormemente el comentario Chancho, me llena poder dialogar sobre el trabajo y también me satisface que alguien al mirar las imágenes sea capaz de llegar a reflexiones desde tantos ángulos, gracias.
      Saludos
      a.

  3. Aqui esta todo: … Nos ponemos fértiles y sudamos ríos de colores de luz. Cada cosa que hacemos juntos es como hacer el amor. Creo que hay gente en el mundo que morirá sin experimentar algo tan fluido y mágico. Si todo fuese un simulacro…A.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo no será publicada. Todos los campos son obligatorios.