Pornstalgia

    1. Más pelos y más kilos.

    He aquí una descripción resumida de lo que fue el porno del pasado con respecto al de hoy.

    Un mal resumen, no sobra decirlo.

    1. Porque otras cosas definen, también, la pornografía de otros tiempos.

    El abandono de los personajes, por ejemplo. Nada de mirar a la cámara. O sólo mirarla de manera furtiva –un instante en el descaro.

    1. El cibersexo cuenta contigo (o con quien tú quieres ser), es inclusivo…

    En el porno de otras décadas, de otros siglos, el espectador mantenía su condición. Apenas participaba (salvo en las evoluciones obvias que le permitía la tecnología pre-interactiva). De muchas maneras, todo apuntaba al voyerismo.

    1. Umberto Eco ha escrito sobre el lugar de los automóviles en las transiciones entre una y otra escena del cine porno. Tengo una amiga que va más lejos, y compara esas transiciones con las películas de Bruce Lee.

    -Son meros momentos de descanso -así me dice-, para coger aire y empezar otra vez a repartir leña.

    1. J. me habla de una película donde se oye mi acento en una protagonista. Una cubana que goza y narra al mismo tiempo. Ese momento lingüístico –los otros momentos de la lengua eran más o menos iguales a otros momentos de la lengua de otras patrias-, enciende una señal de alarma en mi universo consciente.
    2. Y L. me regala una colección de porno hecho en los 70. Se distingue allí, todavía, una intención por escapar de la ciudad. Un tiento bucólico que deja un regusto, digámoslo así, medieval. El sátiro, la dama a pervertir, los figurantes. Una entrega y un mundo que ya no existen. El porno de esos años no remite al futuro. Más bien, acarrea una nostalgia por la vida en la comuna, al margen de las costumbres modernas. No es raro que abunden, en aquellas películas, el vino y las frutas; he visto además un bufón y algún enano.
    3. El swinger contemporáneo evoca por momentos al yuppie. Su viaje “allí” no es definitivo. Entra y sale de los intercambios para volver a su otra vida. Las escenas antiguas parecen imantar la vida hacia sí mismas. El porno vintage es, por momentos, un agujero negro. Si pasas “la puerta verde”, lo más probable es que no regreses…
    4. En el porno anterior a los ochenta se va al porno para llegar al sexo. Ahora vamos al sexo para llegar al porno. ¿Pero, es que hay alguna diferencia?
    5. Hay generaciones que no han conocido la silicona. Y hay generaciones que sólo han conocido la silicona.
    6. Yo crecí en un mundo rodeado de sexo y carente de pornografía. He vivido la pornografía a destiempo, o quizá a tiempo. Los que hemos tenido esa experiencia, sabemos que no hay nada, salvo la industria, que pueda ser calificado como pornográfico.
    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Primera vez en un teatro

    Ninguna de las personas del público imagina el alboroto que había aquí poco antes de su entrada. La sala está llena de jóvenes que, de alguna manera, se conocen. La mayoría son muchachos que recién terminan el preuniversitario. Sus estilos son diversos, pero casi todos mantienen un código: están vestidos de negro.

    Pneuma

    El artista visual cubano Eldy Ortiz parece ser —en tanto fotógrafo y diseñador de estas escenas— un buscador incesante de imposibles evidencias metafísicas. 

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Iván de la Nuez
    Iván de la Nuez
    Ensayista e iconófago. Le gustan las teorías jíbaras y las novelas donde aparecen artistas. Duda entre pasarse al vodka o a la Baskerville Old Face.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    «Un país se construye desde sus comunidades»

    Cuando los activistas cubanos Marthadela Tamayo y Osvaldo Navarro hablan, usan palabras como «ciudadanía», «articulación», «comunidad», «barrio» o «sociedad civil». Cualquiera diría que son términos válidos solo para las sociedades en democracia, y no para un país cerrado, donde parece que todo el mundo se marchó.

    Los días sin luz

    En la sala de mi casa de La Loma,...

    3 COMENTARIOS

    1. Apuntes al vuelo para un ensayo, desde el buen «belvedere» de la «Edad Media» personal. Coincido, en esencia y a mis casi 54, con las apreciaciones. Y también soy cubano.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí