El Club de los Inmigrantes

    Hace algún tiempo mi amigo Florian me invitó a participar en un evento en la Universidad de Montreal llamado «El Club de los Inmigrantes». Como era de esperar, me negué a participar en algo con semejante nombre. Mi apartamento, mi estado de cuentas y mi ausencia de viajes me recuerdan ya todos los días que soy un inmigrante; no tengo que asociarme a ningún club para ello. Florian me dijo entonces que aquello estaría lleno de muchachos lindos así que acepté. Sí, lectores: si se me dan razones de peso soy muy fácil de convencer.

    Pues bien: resulta que tendría que dar un minidiscurso sobre mi país de origen, la forma en que llegué a Canadá, mi integración a mi nuevo país, mi relación con el antiguo… Aquello sonaba fácil: me pondría una camisa, me peinaría como niño bueno y hablaría sobre la precaria situación de mi isla de origen, el Período Especial, los balseros, la libreta de abastecimiento, la libertad de expresión, su ausencia, mi vida presente, las penurias de estar lejos de la familia…y luego, cuando todos estuvieran llorando, atacar a los más lindos para llevármelos a mi apartamento de inmigrante. Sí: no sonaba tan mal después de todo aquel club.

    Aquel sábado el lugar estaba repleto, tanto de extranjeros como de bellos rubios locales. Florian y yo cogimos el número 18, identificamos con la mirada a las posibles víctimas, hicimos una preselección y nos sentamos a esperar que los 17 inmigrantes anteriores a mí dieran sus minidiscursos.

    El primero era un muchacho de Eritrea que reía todo el tiempo. Había llegado a Canadá luego de cruzar ilegalmente la frontera con Etiopía en medio de tiros que «por suerte, no acertaron», arreglárselas para llegar a París seis meses después y de ahí a Montreal (no sé muy bien cómo porque mi cabeza estaba todavía en los tiros que «por suerte, no habían acertado»). Luego de dos años aquí le dieron el asilo político, pero a su cuñado, quien hizo todo el recorrido con él, lo regresaron a Eritrea.

    De pronto, los muchachos lindos se escaparon de mi cabeza y me vi a mí mismo cruzando la frontera etíope en medio de tiros.

    Un rumano nos contó luego de cómo estuvo un mes escondido en un contenedor, un ruso de cómo lo molieron a golpes por ser gay y un japonés de cómo su balsa había logrado llegar a los Estados Unidos tras semanas de viaje para luego ser enviados todos de vuelta a Japón.

    A las hembras no les había ido mucho mejor. Una muchacha turca había escapado de un matrimonio arreglado y de las amenazas de muerte de su propio padre, una bosnia había perdido a toda su familia en la guerra y una colombiana tenía rastros visibles de agresión, provocados por los paramilitares de su país.

    Me alteré. ¿Qué era aquello? ¿Los Juegos Olímpicos de las desgracias? Me sentí fuera de lugar, sin preparación, demasiado desafortunado como para ser afortunado y demasiado afortunado como para ser desafortunado. Cuando el muchacho palestino se acercó al micrófono no aguanté más, le dije «me voy» a Florian, me paré y salí de la sala.

    Una vez fuera, Florian me interceptó. «¡¿Qué pasa?!». «Invitaste a la persona equivocada a este club», dije. «¿De qué hablas? Tú eres cubano». «¡Exacto! Y aparentemente alguien nos mintió diciéndonos que éramos los seres más desafortunados del planeta! ¡Y al lado de esa gente parecemos criados en Disneylandia!» «Esto no es una competencia», dijo Florian.

    «Estoy molesto y ni siquiera sé por qué. Por un lado siento que no le hago justicia a los cubanos si digo que no tenemos problemas y a la misma vez nadie me ha caído a tiros nunca ni he visto un contenedor por dentro. No sé si somos unos héroes del sufrimiento o unos niños malcriados a los que obligaron a leer y a escribir». «Esto no es una competencia», repitió Florian.

    Me senté en un banco. «Ser inmigrante es una mierda», dije. «Todos tenemos vidas complejas», dijo Florian, canadiense de pura cepa, a quien su madre abandonó cuando niño, dejándolo con sus abuelos, los que tuvieron que acudir a la asistencia social para criar a su nieto. Le sonreí. Respiré profundo y me paré: «las cosas que hace uno por los muchachos lindos». «El polaco es mío», dijo Florian mientras entrábamos de nuevo a la sala. «Que gane el mejor».

    «Hola a todo el mundo: este es Raúl, el cubano más inteligente y carismático que conocerán jamás», dijo Florian por el micrófono cuando finalmente llegó el momento del número 18. «No le hagan caso: soy el único cubano que conoce», dije. El Club de Inmigrantes rió. «Bueno, yo tenía un discurso preparado pero al oír el de los demás creo que tengo que cambiarlo un poco… Cuba es una mezcla de tantas cosas diversas que uno no sabe nunca si gana o si pierde, si tiene que quejarse o dar gracias. Y ¿saben qué? Creo que nos gusta eso. Somos excéntricos así. Nos gusta gritar que «eso solo nos pasa a nosotros» y engrandecer nuestras desgracias es parte de nuestra cultura. Supongo que no hay nada malo en eso».

    «Pero entonces llega uno aquí, oye otras historias que uno creía que solo pasaban en las películas y se da cuenta que nuestras desgracias no son… ni menores ni mayores, son simplemente las nuestras. Todo el mundo tiene problemas, incluso – en voz de susurro – los que vienen de países ricos también». (Risas)  «Al final esto no es una competencia, como diría mi amigo. Pero si lo fuera, todos en este Club seríamos ganadores. Sé que se supone que diga perdedores, pero prefiero pensar que somos ganadores. El muchacho de Eritrea siempre se está riendo y yo intento acostarme con todo el mundo. Nuestras desgracias no han podido afectarnos». («¡Eso!», gritó el muchacho de Eritrea y todos rieron).

    «Por eso quiero darles las gracias. Al oír sus historias me siento un poquito menos cretino que cuando entré aquí hace dos horas… así que gracias». Y el Club de los Inmigrantes le dio un lindo aplauso al número 18.

    Un poco más tarde, con un trago en la mano y mientras me tiraba fotos con otros miembros del Club, Florian se me acercó. «¿Ves? Invité a la persona correcta». «Supongo», dije e hice una de mis muecas. Nos abrazamos. «Eso fue lindo», dijo. «Y nunca hubiera pasado si no fuera por ti», dije yo. Él imitó mi mueca. «Ahora ven conmigo que un muchacho lindo te quiere conocer», me dijo tomándome por una mano. «¿El polaco?», pregunté mientras lo seguía. «No.» ¿El ruso? ¿El filipino? ¡Ya sé: el paquistaní!…»

    Así que ya saben, lectores, si algún día los invitan a un Club de Inmigrantes, pues vayan. Hay muchachos lindos. Y quizás alguna que otra lección que aprender.

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Economía cubana: crisis de productividad, inversión deformada, falta de divisas, descontrol...

    El gobierno cubano reconoce que aún no se concreta la implementación de las proyecciones acordadas para la estabilización macroeconómica del país. Igual admite el fracaso de la política de bancarización y que las nuevas tarifas de los combustibles aumentaron el valor de la transportación de pasajeros, tal como se había predicho.

    Cerdos

    Ruber Osoria investiga el alarido sobre el que se...

    Cinco años en Ecuador

    ¿Qué hace un cubano que nadie asocia con su país natal haciéndole preguntas a los árboles? Lo único que parece alegre son las palomas, vuelan, revolotean, pasan cerca, escucho el batir de sus alas. Es un parque para permanecer tendido en el césped. A algunos conocidos la yerba les provocaría alergia, el olor a tierra les recordaría el origen campesino.

    La Resistencia, los Anonymous de Cuba: «para nosotros esto es una...

    Los hackers activistas no tienen país, pero sí bandera: la de un sujeto que por rostro lleva un signo de interrogación. Como los habitantes de Fuenteovejuna, responden a un único nombre: «Anonymous». En, Cuba, sin embargo, son conocidos como «La Resistencia».

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Raúl Reyes Mancebo
    Raúl Reyes Mancebo
    Raúl Reyes Mancebo. Marianao, Vedado, Montreal. De los tres. Uno de los Andamio Kids originales. Considera la traducción como la más importante de las artes y juzga a las personas por sus opiniones al respecto. Virgen. Su sueño es perder la pasión, la intensidad, la impaciencia y ser uno de esos hombres a los que la vida les pasa por el lado sin que esto los afecte. Coleccionista de todo, desde rompecabezas o relaciones disfuncionales hasta carteles con faltas de ortografía y tardes de domingo en el gimnasio. Se identifica más con Charlie Brown que con Matojo pero le gusta decir "Buenos días, Matojo" a gente que no lo entiende y ver sus caras. Adicto a ser adicto, lo cual lo cansa enormemente. Simpático. Desagradable. Sufre por cosas pequeñas para así evitar tener que sufrir por las grandes. Ha dicho “yo también te amo”, pero no recuerda haber dicho “te amo”. Muy disciplinado para las cosas que no tiene que hacer. Un día escribirá el libro de su vida para poder darle un sentido a todo lo que le ha pasado. Por el momento escribe esto en el gimnasio en una tarde de domingo. Escorpión, por supuesto.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Los días sin luz

    En la sala de mi casa de La Loma,...

    Todo el mundo se eriza

    He visto, o más bien escuchado, un video de...

    Migrantes trans cubanas en Rusia: ¿atrapadas en el país equivocado?

    Pero ¿y las trans? ¿A qué van a Rusia? «A lo mismo que todo el mundo: a hacer dinero, progresar, comer bien e ir a buenos lugares». Liz Rodríguez lo tiene todo muy claro: «La vida de una trans en Rusia es buena, obviamente hay que vivir de la prostitución. Trabajando normal es imposible».

    7 COMENTARIOS

    1. Es verdad que nos creemos el ombligo del mundo y cuando uno sale de la isla cárcel comprendemos que no estamos solos en el mundo de las degracias.

    2. Díganle a los campesinos de la reconcentración, a los fusilados, a los hacinados en cárceles, a los que no vieron nunca más a su madre, etc.,etc.; díganle que su dolor es menor, usen el «dolometro».

    3. Me encanto esta historia. Me hace sentir mas fuerte. Ojala alguien me invite a un club de los inmigrantes. Ahora soy una inmigrante cubana que vive en Montreal.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí