Raúl Reyes Mancebo

    Raúl Reyes Mancebo. Marianao, Vedado, Montreal. De los tres. Uno de los Andamio Kids originales. Considera la traducción como la más importante de las artes y juzga a las personas por sus opiniones al respecto. Virgen. Su sueño es perder la pasión, la intensidad, la impaciencia y ser uno de esos hombres a los que la vida les pasa por el lado sin que esto los afecte. Coleccionista de todo, desde rompecabezas o relaciones disfuncionales hasta carteles con faltas de ortografía y tardes de domingo en el gimnasio. Se identifica más con Charlie Brown que con Matojo pero le gusta decir "Buenos días, Matojo" a gente que no lo entiende y ver sus caras. Adicto a ser adicto, lo cual lo cansa enormemente. Simpático. Desagradable. Sufre por cosas pequeñas para así evitar tener que sufrir por las grandes. Ha dicho “yo también te amo”, pero no recuerda haber dicho “te amo”. Muy disciplinado para las cosas que no tiene que hacer. Un día escribirá el libro de su vida para poder darle un sentido a todo lo que le ha pasado. Por el momento escribe esto en el gimnasio en una tarde de domingo. Escorpión, por supuesto.

    Home

    "Es que te falta el mar", dijo el doctor. Tantos años de estudio para terminar dando diagnósticos que parecían salir de un poemario. "¿Disculpe?"....

    El día

    Sin embargo, cuando uno se va de Cuba es diferente. Los Juegos Olímpicos, que siempre habían sido una ventana al mundo exterior, son desde el exterior un recuerdo de Cuba.

    El Club de los Inmigrantes

    Cuba es una mezcla de tantas cosas diversas que uno no sabe nunca si gana o si pierde, si tiene que quejarse o dar gracias. Y ¿saben qué? Creo que nos gusta eso. Somos excéntricos así. Nos gusta gritar que "eso solo nos pasa a nosotros" y engrandecer nuestras desgracias es parte de nuestra cultura. Supongo que no hay nada malo en eso".

    La maleta

    Preparar una maleta para Cuba debería ser una licenciatura en la universidad. Mejor: un doctorado. "PhD in Packing Suitcases for Cuba".

    L’Étranger

    Todo el mundo quiere hablarte de Cuba y darte su opinión, y si te hablan bien de la isla uno quiere decirles que aquello no es ese paraíso comunista que ellos se imaginan, y si te hablan mal les dices que alto ahí, que eso no es así tampoco.

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…