Víctor Batista Falla (1933-2020)

    Como tantas otras pertenencias del exilio cubano, también nuestra nostalgia se divide en generaciones: la mía, por ejemplo, no es muy dada a rememorar, y menos a volver al «lugar del crimen»: haber escapado de la isla se considera una bendición y cualquier cosa que nos obligue al regreso (in mente o in corpore) se encara con el malestar de un engorroso trámite por causa de fuerza mayor.

    La generación de Víctor Batista Falla, sin embargo, está hecha de memoriófilos. Los pocos que quedan pueden pasar horas conversando sobre los detalles de una escena de infancia o las prendas de una juventud pasada demasiado aprisa. Muchos de esos cubanos aún sueñan con volver a Cuba, por la simple razón de que aquel país que conocieron era uno digno del recuerdo, y no el actual reguero de ruinas. Esa nostalgia doblemente imposible hizo de Víctor el más notable mecenas de nuestra cultura contemporánea. Y esa misma nostalgia lo ha convertido en una víctima.

    Cualquier exiliado cubano debería saber lo que hizo Víctor por la cultura desde su exilio, primero en Nueva York, y luego en Madrid. El dolor que me ha provocado la noticia de su muerte me disculpa de dar todos los detalles que abundarán en otras necrológicas. Fue mi editor, el más generoso que he tenido, y sé (no tanto por él, que era de una modestia ejemplar, sino por otras fuentes) de muchas personas a las que ayudó y de muchos proyectos que pagó sin exigir nunca el precio de su nombre. Ese desinterés, esa largueza, es cosa rara entre cubanos.

    Víctor era además, una persona esencialmente democrática, de un genuino talante liberal. Solía discutir las tesis de varios de los libros que él mismo había publicado, no le gustaban los cainismos de la intelectualidad cubana y parecía inmune a los chismes y envidias del milieu. Supongo que tantos años lidiando con la fauna cultural del exilio le permitían estar de vuelta de casi todo. Para la fortuna que tenía, vivía de manera modesta. Nunca lo oí quejarse o reclamar, y parecía disfrutar cierta soledad esencial, su budismo callado. A veces, como todo exiliado, se cansaba y daba un portazo a proyectos en los que llevaba años trabajando (lo hizo con la revista Exilio, con las Obras Completas de Mañach, con la Editorial Colibrí…). Pero solían ser misiones de largo aliento, de décadas. Creo que, en el fondo, lo aburrían un poco todos aquellos sucedáneos de su gran pasión: Cuba, aquel mundo perdido.

    Como en la fábula persa que habla del criado de un mercader que divisa a la Muerte malencarada en un mercado y corre a pedirle a su amo que le preste el caballo más veloz que tenga para irse a Ispahán, donde luego resulta que lo esperaba la Parca, Víctor se ha convertido en la víctima propiciatoria de esa elegante añoranza que, como su porte de ex bailarín, siempre lo acompañó. Con su amiga y factótum, Helen Díaz-Argüelles, volvió a Cuba en febrero, luego de 60 años de ausencia y el veto de regresar con sus libros. Sentía que se acercaba la muerte y quería despedirse de sus recuerdos. No sé si lo habrá conseguido. Allí, en Ispahán, la muerte lo estaba esperando.

    Barcelona, 13 de abril de 2020

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Sobre escribir ensayos y dejar un país

    Como yo, el ensayo se obstina en la búsqueda de unas respuestas que nadie sabe si existen. Esa incertidumbre me otorga el consuelo de los agnósticos, la posibilidad de que un día la calle que me sacó de Cuba, y que tira de mí cada vez que mi vida comienza a ralentizarse, termine por desembocar en el que, se supone, es el sitio que me corresponde.

    Eliecer Jiménez Almeida: «Cuba está viviendo su mejor momento cinematográfico [y] está siendo silenciado por el poder»

    Su documental ‘Veritas’, que recoge los testimonios de exiliados cubanos sobrevivientes de la invasión por Bahía de Cochinos/Playa Girón, fue estrenado este mes en la televisión pública estadounidense en la novena temporada de Reel South-PBS.

    Reparto: la otra relación entre Cuba y su exilio

    El dúo de reguetoneros cubanos Dany Ome & Kevincito el 13 aterrizó en La Habana el jueves 7 de marzo. Sin haber cantado jamás en la isla, son uno de los responsables del boom que vive actualmente el reparto cubano. La voz principal, Ome, llevaba casi 13 años sin ir a su país.

    3 COMENTARIOS

    1. El 2 de noviembre de 1995 Víctor fue a avisarme, a la biblioteca de la Fundación Ortega y Gasset, de la muerte de mi madre en La Habana. Caminamos un largo rato, hasta el piso de Pío Serrano… Aquella conversación es una de las más entrañables de mi vida. Gratitud y cariño. Descanse en paz. Pepe Rodríguez Feo y él después, fueron los dos mecenas clave de la literatura cubana, de 1944 a hoy. En paz descanse, amigo fraterno. Debiéramos preparar un libro que compile recuerdos, homenajes, informaciones, fotos… Alguna vez una biblioteca en Cuba llevará su nombre, en honor a su amor a la cultura y a su dignidad. Muy bien por Ernesto, sobrio homenaje.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí