Errantes

    «Mujeres cubanas, vendedoras ambulantes, con difícil situación económica y responsabilidades familiares…», dicen los autores de estas fotografías.

    Esta galería de retratos que firman Marirosa Beltrán y Julio Saurí viene a actualizar la figura tradicional de la vendedora ambulante en Cuba. «Luchadoras», diría cualquier habanero ante estas fotos, realizadas en su mayoría en la franja más céntrica del litoral capitalino.

    Marirosa Beltrán y Julio Saurí. Errantes.
    Marirosa Beltrán y Julio Saurí. Errantes.

    Hasta hace unos meses, antes de la llegada del coronavirus, estos rostros, historiados, hermosos, frecuentaban los rincones de La Habana Vieja, Centro Habana y el Vedado.

    Maní, turrones, flores sintéticas, peluches, caramelos, sombreros, café… por unos cuantos pesos.

    «Para vender pregonan, sonríen, tratan de lograr una empatía que no siempre resulta. Marginadas y multadas constantemente (…). Muestran tristeza, preocupación y otros sentimientos…», apuntan Beltrán y Saurí.

    A menudo, se trata de jubiladas que buscan complementar sus magros ingresos. Todas, madres y abuelas nuestras.

    Errantes: una serie fotográfica que detiene apenas un instante el andar de estas «luchadoras» y, con ese gesto, sitúa en primer plano uno de los rostros ocultos de «la mujer cubana».

    (Fotografías autorizadas por Marirosa Beltrán y Julio Saurí).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Cinco años en Ecuador

    ¿Qué hace un cubano que nadie asocia con su país natal haciéndole preguntas a los árboles? Lo único que parece alegre son las palomas, vuelan, revolotean, pasan cerca, escucho el batir de sus alas. Es un parque para permanecer tendido en el césped. A algunos conocidos la yerba les provocaría alergia, el olor a tierra les recordaría el origen campesino.

    La Resistencia, los Anonymous de Cuba: «para nosotros esto es una...

    Los hackers activistas no tienen país, pero sí bandera: la de un sujeto que por rostro lleva un signo de interrogación. Como los habitantes de Fuenteovejuna, responden a un único nombre: «Anonymous». En, Cuba, sin embargo, son conocidos como «La Resistencia».

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Selfies / Autorretratos

    Utilizo el IPhone con temporizador y los filtros disponibles. Mi...

    Un enemigo permanente 

    Hace unos meses, en una página web de una...

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Un enemigo permanente 

    Hace unos meses, en una página web de una...

    Parqueados en el cine

    Cuba: el romance cinéfilo de más de un siglo  El...

    Güines, entre la esencia y el descenso

    Doscientos años después, Güines resulta un pueblito venido a menos, sin cañas ni azúcar, poco a poco olvidado y abandonado, tanto por los jóvenes que emigran como por la administración y el relato nacional. Un lugar que vive de sus antiguas glorias, cada vez más lejanas.  

    2 COMENTARIOS

    1. Dios bendiga a cada una de esas caras lindas. en ellas veo una hermana, una tia, una prima, una hija, una madre. Hasta cuando Dios mio hasta cuando?

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí