Darle el micrófono al que llora

    Todo tiene su tiempo. Uno cree que no. Pero hay un tiempo para el dolor y un tiempo para el baile. Y hay otro tiempo para lavar el inodoro. Y otro tiempo para enterrar a tu madre. Y hay tiempo de gritarle a un conductor que se vaya al infierno. De llamar, ya pasadas las doce, al hombre que tanto te quiso. Hay un tiempo para hablar con Dios de tus planes. Y de tu miseria. Y hay otro tiempo contado y mayor que uno no sabe. Que nadie sabe. Que se llama la vida.

    Para empezar la mujer que llega tarde. Alicia. Y que dispara un monólogo metralleta quitándose el blazer, el bolso, tanta pena. Y se sienta en una silla plegable. La mujer que llega tarde, Alicia, se abre el pelo con las dos manos y mira al público, y dice, detrás de su pelo/cortina/teloncillo, su teoría sobre lo que nunca.

    El amor, el país. Nunca. Nunca.

    Hay que decir que esa actriz, que se llama Tamara Venereo, tiene la fuerza de un remolcador, y que con cada palabra te escupe una ansiedad, un miedo, un tremendismo, apúrate, apúrate, te dice la voz de la mujer que se cepilla el pelo. Una dos tres siete veces.

    Apúrate, coño.

    El amor, el país. Nunca. Nunca.

    ESCT/Fotografía: Gonzalo Vidal Alvarado. 

    Es solo cuestión de tiempo, investigación dirigida por el bailarín y coreógrafo cubano Abel Rojo (La Habana, 1992) tiene su estreno mundial este mes en el Ciervo Encantado (Línea y 18, La Habana).

    La fui a ver la semana pasada, después de dos años sin ir al teatro, a ese tipo de teatro que se compone de un espacio para los espectadores y un espacio para la experiencia, lo que se muestra. Que se compone de gente que llega veinte minutos antes, lee en el programa de mano «donde los cuerpos disienten del tiempo…», te saluda, pasa al baño, pega un gritico cuando se encuentra con aquella, con el otro. El teatro de marsupios y pantalones negros, cuellos de tortugas y camisas cómicas, ese teatro que se me había olvidado, un poco, el de la sala llena y las bufandas. Apúrate, coño.

    ESCT es un ensayo sobre ¿qué es el tiempo?, ¿qué son un minutico, una hora treinta? Y en medio del ensayo un trozo de hielo suspendido sobre el agua que hace al derretirse, sobre un cuerpo caliente oculto que, cada vez que le cae una gota, suelta un humo blanco. El efecto desesperación con tres niveles.

    En este ensayo se estudia qué efectos tiene el tiempo en los cuerpos, en las mentes, el tiempo real y el tiempo impuesto. Impuesto por un gobierno, por un amor, por una aerolínea. Dos dedos que golpean una muñeca, dos manos que te agarran por los pies y te llevan al inicio. Control zeta. Una prescripción medicamentosa antes de pasarse cuatro horas en una cola de picadillo, media hora en un cuarto de alquiler, un año con un amor de turno. Una inyección fría, intravenosa.

    ESCT/Fotografía: Gonzalo Vidal Alvarado. 

    Dice la muchacha al micrófono: «El que espera lo mucho, espera lo poco».

    Dicen los cuerpos que se arrastran como acordeones sobre el linóleo, que babean sobre el linoleo: «Ahhhhhhhh. Ahhhhhhhhhhhhhh».

    Dice la mujer que habla al inicio. La mujer sin rostro, la entrevistada: «Que ese central jamás ha vuelto a ser lo mismo. Que antes había de todo».

    Dicen los cuerposque se arrastran como gusanos sobre el linóleo: «Ahhhhhhhh. Ahhhhhhhhhhhhhh».

    Y dice la mujer que toca la campana, al inicio de todo, antes de la obra, antes de las 8 y 30: «Primero pasan los invitados».

    Esta investigación tiene un final muy bello. Un final como para guardarlo en una caja de palo de rosa y asomarse a cada rato, un final como para ser la directora inglesa Katie Mitchell y amplificarlo con una súper cámara por todas las paredes y el techo del teatro, un final como para proyectarlo en una pantalla enorme frente al cine Yara y que lo vean todos los que pasan y, sobre todo, todos los que no quisieran verlo. Un final que consiste en ponerle el micrófono al que llora, al que se queda en el suelo, cansado, medio muerto, después, después de todo. Poner el micrófono para amplificar el dolor. Para amplificar la agonía. Para amplificar su deshielo.

    ESCT/Fotografía: Gonzalo Vidal Alvarado. 

    Hay un acertijo que dice: «Entras a un cuarto y ves un hombre ahorcado, y bajo el occiso un charco de agua, ¿cómo el hombre se ahorcó?».

    La mayoría de la gente no acierta. Piensan que el agua es orine. Y suponen, suponen. La respuesta es la siguiente: se subió a un bloque de hielo.

    Rojo, y los creadores que lo acompañaron en el proceso de ESCT, han intentado explicarse el derretimiento. El derretimiento de una tribuna, de unas Crocs con tacón de Balenciaga, de una campana que dobla en el polo sur anunciando una terrible avalancha.

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Katherine Perzant
    Katherine Perzant
    Ha sido funambulista y chainsmoker. Como el Paterson de Jarmusch, escribe poemas que nunca publica. Posee una debilidad alarmante por los puentes y las boyas. La toman, tan a menudo por extranjera, que se siente así en todas partes. Quisiera creerle a Issa, que le sobrevive, le sobrevive a todo, la frialdad.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    2 COMENTARIOS

    1. Dice la muchacha al micrófono: «El que espera lo mucho, espera lo poco».

      Dicen los cuerpos que se arrastran como acordeones sobre el linóleo, que babean sobre el linoleo: «Ahhhhhhhh. Ahhhhhhhhhhhhhh».

      Dice la mujer que habla al inicio. La mujer sin rostro, la entrevistada: «Que ese central jamás ha vuelto a ser lo mismo. Que antes había de todo».

      Dicen los cuerposque se arrastran como gusanos sobre el linóleo: «Ahhhhhhhh. Ahhhhhhhhhhhhhh».

      ____
      Y digo yo: ¡Ahhhhh!
      Esa obra de testro, yo no me la disparo. Ja ja ja ja, ja ja

    2. El tiempo ese espacio vida -ad infinitum plasmado en las tablas ,conforma y dibuja el status Quo del cuban man ,del oxígeno insular hasta cuándo su paso es cadencioso y desde la apertura del primer peón hasta el Jake mate -koniec ,el desespero por ser emuló de Flash Gordon o humillar a Usain Bolt es algo inherente al cubano ,ya no se saluda no es por falta de educación paso de buenos días a dime qué vola ,no hay tiempo ,no existe en esta vida terrenal otro día regalado es hoy o nunca y como diría o’hara en el viento se llevó ,por salir del fondo hago lo que sea necesario e innecesario ,el tiempo se trata aquí de asunto de supervivencia,y esa catarsis ,esa lava escupida desde nuestras vísceras envuelta en dolor es lo que muestra la presentación y sin dudas otra vez la realidad supera la ficción .

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí