Tema: galerías

    Jorge Rodríguez, el deformante

     Y dicen que cuando llegó la primavera, todos los árboles dieron hojas,  pero a este le salieron plumas, de extraño tono y patrón.   G. K. Chesterton,...

    ¿Cómo se visita el hogar?

    La cubana Paola Martínez Fiterre (1992) es otra fotógrafa cubana que vive en Nueva York, y es otra joven cubana que regresa al hogar...

    2020 en la retina crisoberilo de El Estornudo

    Durante 2020, los lectores de El Estornudo también pudieron asomarse a las realidades de Cuba y otras partes del mundo a través de nuestra...

    Ballet Nacional de Cuba: Antes del tiempo del arte

    Hay un gesto simple y universal, un pase de magia básico, que plantea esta serie fotográfica sobre el ballet: aquí se muestra lo invisible....

    Otro año de fotografías en El Estornudo

    Un resumen de nuestro trabajo con reconocidos fotógrafos y jóvenes artistas que cuentan Cuba a través de su lente.

    Duchamp y la marmota

    Y es que la última vuelta de tuerca va más allá de exponer las batallas sociales, las guerras de género, las injusticias varias de este mundo. Ahora, además, hemos avanzado hacia la exposición de las personas. En esa cuerda, un museo de Malmö ha tenido a bien exhibir dos mendigos rumanos. En Londres, el dramaturgo Brett Bailey se inspiró en los zoológicos humanos de la época colonial para mostrar a personas de raza negra en situaciones de sumisión o dominación. Un poco más allá, en Berlín, el Museo Judío nos deleitó con otra obra “humana”: Judíos en la vitrina.

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Primera vez en un teatro

    Ninguna de las personas del público imagina el alboroto que había aquí poco antes de su entrada. La sala está llena de jóvenes que, de alguna manera, se conocen. La mayoría son muchachos que recién terminan el preuniversitario. Sus estilos son diversos, pero casi todos mantienen un código: están vestidos de negro.

    Pneuma

    El artista visual cubano Eldy Ortiz parece ser —en tanto fotógrafo y diseñador de estas escenas— un buscador incesante de imposibles evidencias metafísicas. 

    Gerardo Fernández Fe: sobre la flagrante errata, un tachón

    Leo las 835 páginas que tengo a mano de Gerardo...