Tema: ajedrecistas cubanos

    Bobby Fischer en La Habana

    El genio ajedrecístico estadounidense Robert James Fischer (Bobby) estuvo en La Habana en dos ocasiones. La primera, poco conocida, en 1956, cuando era un...

    Copa del Mundo de Ajedrez: en ruta hacia el Campeonato Mundial

    Recientemente concluyeron en Bakú, capital de Azerbaiyán, las copas del mundo de ajedrez en sus modalidades abierta (pueden participar hombres y mujeres) y femenina....

    Leinier Domínguez, el gran sucesor cubano de Capablanca

    El gran maestro internacional (GM) Leinier Domínguez concluyó en cuartos de final su participación en la Copa del Mundo 2023, que aún tiene lugar en Bakú,...

    Bent Larsen, el Gran Danés

    Jørgen Bent Larsen, conocido en el mundo ajedrecístico solo como Bent Larsen, fue uno de los mejores ajedrecistas del mundo y el segundo más...

    Leonid Stein o la «maldición» de los interzonales

    Leonid Zajárovich Stein fue uno de los más fuertes grandes maestros de ajedrez entre los años sesenta y principios de los setenta del siglo...

    David Bronstein, «co-campeón» mundial de ajedrez

    El extitular mundial de ajedrez neerlandés Max Euwe llamó una vez «co-campeón» al gran maestro soviético David Iónovich Bronstein. Sin dudas, habría sido un...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.