La cola, la conciencia y la coyuntura

    …y otras cosas que carburan sin combustible en Cuba

    A mediados de enero el diario Granma titulaba metafísicamente uno de sus fotorreportajes: «En fotos: Restablecen combustible para el transporte… ¿y la conciencia?»

    Pese al esfuerzo denodado de los autores, finalmente la «conciencia» de nadie pudo ser fotografiada para esa entrega. En cambio, las imágenes fueron graciosamente guarnecidas con una buena tabla de bagazo textual que cruzaba la tradicional narración guagüera con el editorial moralista y que culminaba retomando la homilía del presidente Miguel Díaz-Canel en la última sesión de la Asamblea Nacional.

    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera
    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera

    «…Si la “coyuntura” nos obligó a buscar en las experiencias de tiempos peores prácticas de ahorro engavetadas, apenas ha pasado la crisis más dura y algunos choferes de autos estatales han vuelto a subir los cristales y a olvidarse de la solidaridad», lamentaba Díaz-Canel. «Y hay medidas que no pueden ser coyunturales. Tenemos que imponerlas hasta que la rutina las vuelva costumbre. Como todas las formas de ahorro y todas las prácticas solidarias (…) Esta es una decisión.  No es un pedido. Es una disposición que doy en nombre del Gobierno y de las necesidades de la mayoría. Y exigiremos su cumplimiento porque es mandato del pueblo…»

    El discurso esquizoide de imposición solidaria y de medidas coyunturales que se vuelven costumbre no es nuevo. Eufemismos aparte, este parece un buen resumen de las últimas décadas en la isla y, si se quiere, una clave para entender el principio de funcionamiento del «sistema» cubano.

    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera
    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera

    Desde hace meses el ciclo de las crisis de desabastecimiento —pasajes de mayor gravedad dentro de la gravedad— no ha hecho más que acortarse sin que el gobierno se haya animado a aceptar explícitamente que la «coyuntura» no es coyuntural sino estructural o que la «coyuntura» se replica a la manera de un coronavirus tropical.

    Las presiones del Joker Trump —incluidos el Título III de la Helms-Burton y las limitaciones de vuelos y remesas a la isla— para revigorizar el «embargo», el batacazo a los servicios médicos en Brasil, el caos político en Venezuela y el consecuente recorte en los envíos de petróleo, el déficit general de liquidez y el vencimiento de los plazos acordados con los acreedores internacionales…; todo eso habla de una dependencia crónica del exterior, de una invencible inopia interna.

    Osogbo de Nuestra Historia Coyuntural.

    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera
    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera

    Este febrero vemos una vez más largas colas de autos particulares en las gasolineras de La Habana; choferes aguaitando bajo el sol o encerrados en el sauna eslavo de su «Moskovich» para comprar unos litros de combustible.

    Mientras, la agencia Reuters avisa que se han fletado seis barcos de crudo desde Venezuela —¡Gracias a Dios y a la Amistad entre los Pueblos!— luego de que en enero las exportaciones de PDVSA hacia Cuba se precipitaran, gracias a las sanciones de Trump, hasta «su nivel más bajo desde mediados de 2019, a solo 56.600 bpd».

    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera
    Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera

    Las imágenes tomadas hace unos días por Raymo Herrera muestran la situación en una zona relativamente acotada de La Habana, pero abundantes reportes de prensa ya han dado buena cuenta de esta nueva «coyuntura» «especial» en la ciudad y el resto del país.

    Por suerte ya viene la primavera en Cuba. El siempre encantador periodo primaveral.

    • Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera
      Desabastecimiento de combustible en La Habana / Foto: Raymo Herrera

    (Fotografías autorizadas por Raymo Herrera).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Tan Estrada en Villa Marista: otra voz que el régimen cubano intenta acallar

    El viernes 26 de abril, la Seguridad del Estado cubano arrestó al reportero independiente José Luis Tan Estrada, quien se trasladaba de Camagüey a La Habana. Tras unas seis horas desaparecido, pudo avisar telefónicamente que se encontraba en el centro de detención más conocido del país. Nada más se ha sabido desde entonces.

    Similares / Diferentes

    Similares, diferentes… Gemelos como incógnita y confirmación de la...

    2 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí