Adriana Fonte

    Hay días en que el aire no existe

    y a punto de asfixiarnos, vagamos con la boca abierta y no encendemos ningún fuego, para no consumir el poco oxígeno que nos resta… Roberto Juarroz Era la madrugada...

    Alcaraz y las variaciones de lo imposible

    No me gusta Wimbledon. Siempre fue así. No sé si por el empedernido blanco sobre blanco, la petulancia del dogma, la realeza saludando desde...

    Eutanasia en Cuba: ¿un preludio?

    Era el año 2018. Yo hacía estancia como alumna ayudante en la unidad de Terapia Intensiva del Hospital Universitario Manuel Fajardo. Entonces conocí a...

    El éxodo de batas blancas

    La promoción del 2021 en la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana, a la cual pertenezco, culminó con la entrega del título universitario...

    Apuntes sobre la apatía o cómo elegir bien a tu candidato

    Los domingos en La Habana suelen ser bastante monótonos. Silencio. Hoy el ruido solo acude a través de las pantallas. Alguna tea virtual librada...

    Democracia es un concepto de jueves por la tarde

    Creo que fue Umberto Eco quien dijo que la vida es un guion mal escrito. No seamos tímidos, en Cuba esta hipótesis puede ser...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.