Ulises lo absolverá

    Bob Dylan, por fin, ha entregado a la Academia Sueca el discurso que le debía por haber ganado el Premio Nobel de Literatura. Sin cumplir este paso no hubiera perdido el galardón, sólo que no habría podido cobrarlo. El discurso es requisito obligatorio para disponer del (casi) millón de dólares con que viene dotada esta distinción.

    El maestro, pues, ya puede cambiar el cheque.

    En su alegato, el trovador trata de encontrar la relación entre sus canciones y la literatura. En ningún momento del texto intenta comportarse como un académico, sino como él mismo.

    Es Dylan en su propia tinta.

    De ahí el agradecimiento inicial a lo que significó para él Buddy Holly, sin cuyo impacto no hubiera existido su arte. O el reconocimiento a esas lecturas de formación que decidieron su vida: Don Quijote, Robinson Crusoe, Ivanhoe, los viajes de Gulliver…

    A partir de ese punto, Dylan se detiene en tres libros que configuraron, como suele decirse, su vida y su obra. No es difícil imaginarlos: Moby Dick (de Melville), Sin novedad en el frente (de Erich Maria Remarque) y la Odisea (de Homero). Tres obras maestras cuyos personajes, respectivamente, buscan lo imposible, conocen el infierno o vuelven del abismo.

    Ismael tantea el infinito persiguiendo la ballena inatrapable.

    Tashtego se adentra en el horror de una guerra que pone al límite su humanidad.

    Ulises regresa a un hogar donde “las cosas no son mejores” que los avatares de sus combates contra hombres, dioses y monstruos.

    Dylan no lo dice de manera directa, pero es obvio que estos tres héroes alimentaron sus propios antihéroes: el boxeador noqueado por el racismo, el chico que se va de casa y se pierde en el mundo, el tipo que sale a la caza de una respuesta que está en el viento…

    La concesión del Premio Nobel a un juglar despertó todo tipo de condenas en su momento. Ojalá que este discurso le absuelva, al menos, de algunas. A fin de cuentas, esa fue la tarea de Homero: ofrecerse a las musas como un ventrílocuo para cantar la historia.

    Y eso, ni más ni menos, es lo que ha hecho Bob Dylan; ese Homero moderno del que podemos afirmar lo mismo que él ha indicado de John Donne: no siempre se le entiende lo que dice, pero sus palabras nos suenan bien.

    Ahí reside el misterio que comparten la música y la poesía.

     

     

     

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Primera vez en un teatro

    Ninguna de las personas del público imagina el alboroto que había aquí poco antes de su entrada. La sala está llena de jóvenes que, de alguna manera, se conocen. La mayoría son muchachos que recién terminan el preuniversitario. Sus estilos son diversos, pero casi todos mantienen un código: están vestidos de negro.

    Pneuma

    El artista visual cubano Eldy Ortiz parece ser —en tanto fotógrafo y diseñador de estas escenas— un buscador incesante de imposibles evidencias metafísicas. 

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Iván de la Nuez
    Iván de la Nuez
    Ensayista e iconófago. Le gustan las teorías jíbaras y las novelas donde aparecen artistas. Duda entre pasarse al vodka o a la Baskerville Old Face.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Juana y su hermana

    Este 24 de febrero, a sus 98 años, murió Neris Amelia Martínez Salazar, la exempleada doméstica que nunca pudo domar a su otra yo. Dicen que también murió Juana Bacallao, que como vinieron al mundo juntas, juntas también se fueron. Pero eso nadie puede asegurarlo.

    Norah Jones no vive en La Habana

    ¿Quién es Norah Jones? La exitosa cantautora estadounidense sorprendió a los cubanos con el anuncio de cuatro conciertos en La Habana para febrero de 2024.

    Los rappers

    Tenía apenas 15 años cuando escuché por primera vez...

    Rihanna, yo y el show de Super Bowl

    El 12 de febrero Rihanna cantó en el entretiempo...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí