Judíos de Nueva York

    Frank Guiller retrata a los judíos de Nueva York y de Union City, Nueva Jersey. Su serie The Jews presenta un testimonio doble de cotidianidad: el viandante que se recorta inevitablemente sobre el paisaje urbano, miembro ortodoxo —¡indistinto, ay, pero tan distinto!— de la comunidad hebrea en esas ciudades vecinas, y el silencio cinegético (apenas obturado fugazmente) del propio artista que desde fines de los ochenta trabaja en la gran urbe y vive del otro lado del puente.

    Estas fotos callejeras de Guiller (o Rank Uiller) —nacido en La Habana en el significativo año de 1959— documentan no solo el tránsito diario de los judíos por ciertos escenarios urbanos, sino también la mirada del exiliado sobre el exiliado. El outsider viendo pasar la vida del outsider que, sin embargo, no deja de ser, dramáticamente, el Otro.

    De manera que Nueva York y Nueva Jersey son aquí puntos de convergencia, cruce de caminos, sobre todo, culturales, religiosos y/o políticos. Hay, por supuesto, una cuestión de escala existencial que en cierto modo se replica en la estructura de la serie: el fotógrafo se antoja a todas luces un migrante individual, alguien que en todo caso habita un exilio biográfico, mientras que los judíos retratados aquí son comunidad y, por tanto, representan un exilio milenario e irrenunciable.

    Los atuendos oscuros, los tirabuzones, los gestos reconcentrados y atemporales (como si transitaran dos tiempos, y no solo el tiempo físico de la ciudad) son los signos del desplazamiento histórico y de la inmovilidad fundamental de estos Jews de la Costa Este. Guiller acecha y cobra indicios…, densos y fugaces, más que a las piezas mismas. No es el extraño transeúnte; es el habitus común de una tribu expulsada lo que vemos aquí.

    En la literatura y el cine, nos hemos acostumbrado a cierta sobreabundancia de enfoques más o menos intrínsecos o extrínsecos, cuando no decididamente centrífugos, sobre las comunidades judías de Nueva York y Nueva Jersey: autores que articulan una autorreflexión sobre la fe, las costumbres y los símbolos de su tradición en colisión con sus contextos específicos y que intentan luego conciliar o disolver todo ello en un nuevo plano vital e intelectual.

    Algunos ejemplos serían Isaac Bashevis Singer (que escribió en yiddish novelas como la trascendental Sombras sobre el Hudson), Philip Roth (que narra el Newark, NJ, judío con nostalgia asesina), Vivian Gornick (Apegos feroces), Woody Allen (que muestra irónicamente al intelectual judío contemporáneo con su procesión de traumas y tics psicosomáticos en cierta medida venidos desde las profundidades de la cultura), o la reciente miniserie de Netflix titulada Unorthodox, basada en un libro de Deborah Feldman sobre su vida en la comunidad jasídica del barrio neoyorquino de Williamsburg.

    Pues bien, estos retratos furtivos de Frank Guiller contrastan necesariamente con todas esas miradas. Guiller no tiene que escapar de la comunidad o de la sinagoga no solo porque Guiller no es un judío ortodoxo de la Costa Este, sino porque él ya ha escapado hace tiempo y en su justa medida del redil que le estaba destinado.

    El Estornudo publicó antes una muestra del proyecto Exilio, The way to go…, ideado y llevado adelante desde 2011 por Guiller y Juan Si González.

    «Decidí abandonar el país por falta de libertades individuales…», ha dicho el autor, «pero específicamente porque toda mi familia se había ido a vivir al extranjero. Desde abril de 1988 vivo en New Jersey y trabajo en New York. Cuba sigue siendo parte de mi mundo interior y mi relación más directa es a través de los medios de comunicación, las noticias, sobre todo aspectos culturales. Soy artista plástico, fotógrafo y director de arte. Desde que salí en 1988 con mi hermano menor, también artista (escultor), no hemos vuelto a Cuba, mis tías y mi madre murieron acá en Estados Unidos».

    Tampoco el Holocausto, o bien el «sufrimiento», es su tema, por supuesto. Asegura Guiller que en el caso de The Jews su interés es esencialmente mostrar «al hombre religioso como un hombre común».

    Este ensayo fotográfico se publicó como libro en 2019 dentro de la serie FluXus de Rialta Ediciones, con prólogo del escritor Carlos A. Aguilera.

    (Fotografías autorizadas por Frank Guiller).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Economía cubana: crisis de productividad, inversión deformada, falta de divisas, descontrol...

    El gobierno cubano reconoce que aún no se concreta la implementación de las proyecciones acordadas para la estabilización macroeconómica del país. Igual admite el fracaso de la política de bancarización y que las nuevas tarifas de los combustibles aumentaron el valor de la transportación de pasajeros, tal como se había predicho.

    Cerdos

    Ruber Osoria investiga el alarido sobre el que se...

    Cinco años en Ecuador

    ¿Qué hace un cubano que nadie asocia con su país natal haciéndole preguntas a los árboles? Lo único que parece alegre son las palomas, vuelan, revolotean, pasan cerca, escucho el batir de sus alas. Es un parque para permanecer tendido en el césped. A algunos conocidos la yerba les provocaría alergia, el olor a tierra les recordaría el origen campesino.

    La Resistencia, los Anonymous de Cuba: «para nosotros esto es una...

    Los hackers activistas no tienen país, pero sí bandera: la de un sujeto que por rostro lleva un signo de interrogación. Como los habitantes de Fuenteovejuna, responden a un único nombre: «Anonymous». En, Cuba, sin embargo, son conocidos como «La Resistencia».

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    Jesús Adonis Martínez
    Jesús Adonis Martínez
    Es, como Dios o cualquier otra cosa, posterior al Big Bang. Es, por tanto, nuestro contemporáneo. Lee, y a veces escribe. Cuando alza la vista se descubre, siempre asombrado, en medio del mundo.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Cerdos

    Ruber Osoria investiga el alarido sobre el que se...

    Selfies / Autorretratos

    Utilizo el IPhone con temporizador y los filtros disponibles. Mi...

    Güines, entre la esencia y el descenso

    Doscientos años después, Güines resulta un pueblito venido a menos, sin cañas ni azúcar, poco a poco olvidado y abandonado, tanto por los jóvenes que emigran como por la administración y el relato nacional. Un lugar que vive de sus antiguas glorias, cada vez más lejanas.  

    Reflexionar la rosa 

    Ay no ni, ay ay ay no ni. ...

    3 COMENTARIOS

    1. Muchas gracias al colectivo de esta revista tan siempre interesada en apoyar a los artistas, y en especial Evelyn Sosa por este ensayo tan bien elaborado y acertado con mi obra. Un abrazo permanente a todos los que han contribuido a que se logre este proyecto de revista. Gracias, no pudiera estar más satisfecho.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí