El mejor de todos los juegos

    John Rawls (1921-2002), autor entre otros del muy influyente libro Teoría de la justicia (1971) y quizá el filósofo político estadounidense más importante del siglo XX, escribió en 1981 esta carta a su colega Owen Fiss, profesor de la Escuela de Leyes de Yale, quien la dio a conocer años más tarde con mínimos apuntes contextuales y una advertencia final. Fiss escribió: «A su muerte, [Harry] Kalven [Jr.] dejó un manuscrito, al que alude Rawls y que finalmente se publicó en 1988 como A Worthy Tradition, sobre la libertad de expresión. Al igual que Rawls, a Kalven le encantaba el béisbol. Estaba orgulloso de que su libro sobre casos de agravios contuviera más casos de béisbol que cualquiera de sus competidores, y cada año se empeñaba en llevar a sus estudiantes a un juego de los Cachorros.

    »El relato de Rawls sobre su conversación con Kalven puede tomarse como evidencia de su notable poder para recordar. O podría leerse como un tributo a la generosidad de su espíritu: su bien conocida inclinación a dar crédito a otros por sus propias ideas. En cualquier caso, su carta es parte de una tradición —la de pasar los sábados escribiendo largas y reposadas cartas— que casi ha desaparecido en la era de los correos electrónicos».

    John Rawls (1921-2002)
    John Rawls (1921-2002)

    ***

    Harvard University
    Department of Philosophy
    Emerson Hall
    Cambridge, Massachusetts 02138

    Saturday, April 18

    Estimado Owen,

    Muchas gracias por enviarme la bibliografía de Kalven y la copia de tu discurso conmemorativo. Cuando terminen las clases al final de la próxima semana, quiero leer algunos de sus ensayos que aún no he leído. Tengo hasta fines de mayo para revisar la conferencia (se adjunta una copia) para su publicación en el volumen de Tanner. Queda mucho por hacer al respecto, aunque me siento mejor que el 1 de marzo cuando tenía problemas para decidir cómo aportar uno o dos ejemplos útiles y dar por cerrado el asunto. Aquí especialmente, los escritos de Kalven resultaron de lo más provechosos. Espero ver el MS[1], si eso es posible.

    Es curioso que, aunque solo conversé con Kalven una vez, y eso fue en el verano de 1961 (me parece, si no 1962), a la hora del desayuno, mientras asistía a una conferencia patrocinada por la Enciclopedia Británica en Santa Bárbara, en el manicomio de Hutchins, entre las palmeras, hablamos sobre el único tema que al parecer nunca rondaste en tus conversaciones con él, a saber, el béisbol. Recuerdo claramente el diálogo porque trajo a colación muchas espléndidas cualidades del juego que, si bien obvias, requieren cierto tipo de brillantez para ver su significado. Por ejemplo, dio estas razones de por qué el béisbol es el mejor de todos los juegos.

    Primero: las reglas del juego están en equilibrio: esto es, desde el principio, el diamante se hizo del tamaño correcto: el montículo del lanzador justo a la distancia correcta del plato, etc., y esto hace posibles jugadas maravillosas como el double play. La disposición física del juego se ajusta perfectamente a las habilidades humanas que está destinado a convocar en ejercicios llenos de gracia. Mientras, el baloncesto, p. ej., está (o solía estar) ajustando constantemente sus reglas para equilibrarlas.

    Segundo: el juego no da una preferencia o una ventaja insólitas a tipos físicos especiales, p. ej., a hombres altos como en el baloncesto. Toda suerte de capacidades puede encontrar su lugar en el campo: los altos y los bajos, etc., pueden disfrutar del juego juntos en diferentes posiciones.

    Tercero: el juego utiliza todas las partes del cuerpo: los brazos para lanzar, las piernas para correr, y para hacer swing con el bate, etc.; de modo opuesto, en el fútbol [soccer] no se puede tocar el balón con las manos. Requiere velocidad, precisión en los lanzamientos, dones de vista para batear, astucia para lanzadores y receptores, etc. Y hay toda clase de estrategias.

    Cuarto: todas las jugadas en un partido están abiertas a la vista: los espectadores y los jugadores pueden ver lo que está pasando. Por el contrario, en el fútbol americano [football] es difícil saber lo que ocurre a lo largo de la línea del frente de batalla. Ni siquiera los árbitros pueden verlo todo, por lo que hay muchas trampas, etc. Y en el baloncesto: es difícil saber cuándo decretar una falta. También hay decisiones cerradas en el béisbol, pero a los árbitros les va muy bien en general, y estas decisiones cerradas surgen de la maravillosa sincronización del juego y no del intento de controlar a los tramposos, etc.

    Quinto: el béisbol es el único juego en que no se anota con la pelota, y esto tiene el notable efecto de dirigir la emoción de las jugadas hacia diferentes puntos del campo al mismo tiempo. ¿El corredor cruzará el plato antes de que el fildeador llegue a la bola y la lance hacia el home plate, y así…?

    Finalmente, está el factor del tiempo, cuyo uso es parte central de cualquier juego. El béisbol comparte con el tenis la idea de que el tiempo nunca se acaba, tal como sí ocurre en el baloncesto, el fútbol y el fútbol americano. Esto significa que siempre hay tiempo para que remonte el lado perdedor. El final de la novena entrada se convierte en una de las partes potencialmente más emocionantes del juego. Y aunque a veces sucede lo mismo en el tenis, parece que sucede con menos frecuencia. El críquet, muy parecido al béisbol (y ciertamente debo corregir mi observación anterior de que el béisbol es el único juego donde la anotación se realiza sin la pelota), no tiene un límite de tiempo.

    Tal, según recuerdo, fue la sustancia de la conversación con Kalven aquella mañana, cuando yo y varios otros desayunamos con él. Habiendo jugado algo al béisbol, yo traté de sonsacarlo un poco. Estoy seguro de que hubo muchas más cosas, que he olvidado, y también estoy seguro de que él podría haber seguido para siempre, si no hubiéramos tenido que parar.

    Otra vez, muchas gracias por enviarme las cosas. Serán de gran utilidad para mí.

    Lo mejor,

    Jack 

    *Traducción de Jesús Adonis Martínez a partir del original en inglés publicado el 1 de marzo de 2008 en Boston Review.


    [1] Abreviatura para manuscrito: la copia original de un libro o un artículo antes de imprimir.

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Presidencia constitucional o monárquica

    Donald Trump ha pedido a la Corte Suprema de Estados Unidos que...

    Eliecer Jiménez Almeida: «Cuba está viviendo su mejor momento cinematográfico [y] está siendo silenciado por el poder»

    Su documental ‘Veritas’, que recoge los testimonios de exiliados cubanos sobrevivientes de la invasión por Bahía de Cochinos/Playa Girón, fue estrenado este mes en la televisión pública estadounidense en la novena temporada de Reel South-PBS.

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    La banalidad política de las etiquetas ideológicas

    El partido comunista de Estados Unidos declara una membresía...

    3 COMENTARIOS

    1. Excelente análisis de un deporte muy estimado por los cubanos pero que ha tenido sus altas y bajas en EEUU, especialmente con la teleaudiencia precisamente por el factor tiempo. Saludos.

    2. Un texto muy refrescante, apropiado para estos tiempos, y que se agradece mucho.
      Precisamente el último factor que señala Rawls, el de la previsibilidad del tiempo, propició que el fútbol pudiera ser mejor comercializado que el beisbol, pues los espacios publicitarios televisados tan apreciados por las empresas pueden ser pautados con un horario determinado, cosa que no ocurre con el beisbol sobre todo cuando se va al desempate.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí