Diego Santana Caunedo

    Subdesarrollo de la memoria 

    El 19 de agosto de 1968, cuando esta isla era habitada aún por la ilusión, el contemplativo más importante del cine cubano llegó a...

    Cine cubano: Más leña para la misma hoguera

    «Se supone que debo callar. Se supone que debo seguir. Se supone que no debo protestar», dice Silvio Rodríguez en una canción. Esta parece...

    El cine, los cineastas y los dinosaurios

    El cine lo hacen los cineastas, no los funcionarios. Es el cuarto viernes de junio, son las nueve de la mañana, y la acera...

    Asamblea de cineastas

    Solo quienes hacen cine saben lo difícil que es hacerlo. Solo quienes hacen cine en Cuba saben las complejidades materiales e ideológicas que son...

    Las lejanías, los audios y polvo en el viento

    Se han dicho y se dicen tantas cosas sobre la emigración y las lejanías en esta isla, que si uno se detiene en cada...

    La revista ‘Encuentro’ y el laberinto sin salida

    «Dejó de leer, con la oscura certeza de estar atrapado en un laberinto». Es la primera frase de Las iniciales de la tierra, pero...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Gerardo Fernández Fe: sobre la flagrante errata, un tachón

    Leo las 835 páginas que tengo a mano de Gerardo...

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.