Tema: Vivienda en Cuba

    El show de la desdicha: Solistaje para Simone Rice

    «Me asusta esa gente que hacen de su destino una convicción personal, y al mismo tiempo niegan la suerte y la casualidad y al...

    No es país para pobres

    Cada día, lo último que ve Graciela León López es la estructura descubierta del techo de la casa que habita desde que tiene memoria....

    Lo ilegal que se respira

    Una vez alcanzado mi metro sesenta y cinco de estatura, y después de entender que hasta ahí llegaría, entendí también que existen lugares que...

    Retratar las casitas de San Francisco de Paula

    San Francisco de Paula es un barrio del municipio San Miguel del Padrón en La Habana. Es conocido principalmente porque allí se encuentra la...

    Casas de lujo en un tiempo sin sueños

    Mi fe, yo creo en ti, tú no te irásMi fe, ni un «sin querer», ni un «ya no estás».Alberto Tosca Alberto lleva casi dos...

    Feliciano Carbonell regresa a casa

    IX Sí, dígame, quién es ust… ¡No! ¿Feliciano? Alabao, viejo ¿y eso tú aquí? ¡Así mismo estoy, como si hubiese visto un fantasma! Ya. Pero,...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…