Tema: Prohibición de la marihuana

    No fumarás… marihuana. Sobre la política penal y la tenencia de drogas en Cuba

    La primera vez que vestí una toga fue en la ceremonia de nombramiento como fiscal. Me había licenciado en Derecho hacía apenas unos meses,...

    ¿Deberíamos sentir miedo de salir a la calle con una camiseta que muestre una hoja de marihuana?

    En la puerta de mi refrigerador tengo imanes de distintos países. Casi siempre son los souvenires más económicos que encuentro cuando viajo. Me gusta...

    ¿Es que van a prohibir otra vez a los Beatles?

    El régimen cubano redobla la prohibición sobre la marihuana ignorando las evidencias científicas sobre sus virtudes medicinales, los derechos humanos de los usuarios y la tendencia internacional que busca su regulación.

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.