Tema: Nueva York

    Muñecos de nieve bajo el sol

    Cuando desperté no sentí el frío, ni siquiera cuando fui hasta el balcón a mirar los árboles de la avenida, la gente que pasa…,...

    Otra vez en Nueva York, sin Patria pero con hijo

    Las dos veces que he ido a Nueva York no ha sido para ir a Nueva York. Hace cinco años fui a Nueva York...

    15N/Cuba: Represión y repercusión de la marcha que no fue

    Han pasado 62 años desde la entrada triunfal de Fidel Castro a La Habana, 41 del éxodo del Mariel, 30 de la desintegración de...

    De cómo le rompí la cara a un ruso en NYC

    Un viernes fui a una fiesta en Bushwick, barrio al noreste de Brooklyn con factorías reconvertidas en estudios que ocupan principalmente artistas o aspirantes...

    11/09. Veinte años después

    Es 11 de septiembre de 2021. Es Nueva York. Veinte años después de aquella mañana en que todos vimos estrellarse dos aviones de línea...

    11-J: Miami, Nueva York, Washington DC

    Apenas unas horas después de que se vieran en redes sociales las primeras imágenes de las masivas protestas de este 11 de julio en...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.