Chernóbil

    Ahora hay expediciones turísticas al último círculo del Infierno, o por lo menos al sitio donde estuvo emplazado durante una fracción de tiempo. Se trata de una comedia profana, y posmoderna, que se ejecuta, como tantas, en un paisaje de horror.

    Imaginémoslo. Los actores (los turistas) son todo solemnidad, sus gestos y sus miradas son evidentemente elegíacos; ensayan la concentración en los detalles, el inventario de las partes que se amontonan y se desagregan ante sus ojos; escuchan con aplicación las reseñas históricas, las explicaciones técnicas y observan la maleza metálica entrelazada con la maleza vegetal, y no entienden nada, porque entender es imposible, pero asienten una y otra vez, reverenciales.

    Alejandro Taquechel. Chernóbil.

    Cada quien aparta de su conciencia toda ráfaga de lucidez que pueda rasgar el habitual velo kitsch de estas peregrinaciones; el morbo ruinológico, cataclísmico que los ha traído hasta aquí permanece oculto bajo la fórmula químicamente pura del humanismo; desde el principio, se ha echado andar la prestigiosa superstición de los homenajes íntimos (un homenaje, en este caso, que ha costado algunos dólares y una rápida hojeada a folletos bilingües). El miedo cerval, primitivo de la especie ruge en el fondo de todo como un torbellino de magma.

    De ser cierto algo de esto, los visitantes solo estarían aquí buscando una confirmación: tras el fin del mundo todavía será posible hacer un tour… por el mundo.

    Restos oxidados de un parque de diversiones en Prípiat
    Alejandro Taquechel. Chernóbil.

    Y, sin embargo, todos son muy sinceros y creen honestamente que el autobús los ha traído en un viaje legítimo de la memoria y que algo mínimo se está salvando, ya se salvó o se salvará en alguna parte gracias a esta tarde en Chernóbil.

    Una comedia, decíamos. La tarde turística en Chernóbil es solo Snapchat Existencial. El efecto más general, que nos alcanza a todos, es ese humor sutil y macabro que siempre tiñe el destino de los sobrevivientes.

    Máscara antigas tirada en Chernóbil
    Alejandro Taquechel. Chernóbil.

    En las fotografías del cubano Alejandro Taquechel no aparecen los turistas (o sea, él mismo y todos nosotros), ni las postas de guardia, ni la carretera que atraviesa las zonas de exclusión y conduce a la central Vladimir Ilich Lenin, cuyo reactor número cuatro estalló el 26 de abril de 1986 provocando el mayor accidente nuclear (nivel 7) —junto al de Fukushima, Japón, en 2011— de la Historia.

    Se ven instalaciones industriales, vestigios reveladores y, sobre todo, algunas turbadoras escenas domésticas correspondientes a la ciudad fantasma de Prípiat, donde vivían los trabajadores de la planta.

    Ventana rota en residencia en la ciudad fantasma de Prípiat.
    Alejandro Taquechel. Chernóbil.

    La idea consiste tal vez en fijar los objetos (la máscara antigás, los muñecos, los carritos locos en función metonímica, con su larval efecto dramático o nostálgico); la hermosa geometría de las cosas (el tablero de basket; la curva tersa que desmiente la hipotenusa en el triángulo de vacío que forman el vidrio roto y el marco de madera); el silencio o la incoherencia de los murales y el caos sordo que apenas se deja entrever a través de la carcasa de un televisor soviético; el paisaje que, pese a todo, ya se deja habitar por la vida. Toda vida menos la humana.

    Fijar, decíamos, la huella del desastre y convertirla en piezas fotográficas capaces de generar una memoria no literal, no turística, no museográfica (lo cual ya es de por sí un imposible), sino una evocación libérrima, gaseiforme, deflagratoria y radioactiva capaz de quemarnos, modestamente, a todos en cualquier parte.

    Juguetes abandonados en el interior de una casa en Prípiat.
    Alejandro Taquechel. Chernóbil.

    …………………….

    Taquechel realizó estas fotografías en 2016 como parte de un proyecto que lo llevó a recorrer durante seis meses una docena de países del Este europeo. El mismo se titula The Red Stone (La piedra roja).

    Con estas instantáneas sobre Chernóbil, se propone examinar «un tema cercano a los cubanos» debido al programa de asistencia que acogió a niños víctimas del accidente en la playa de Tarará (al este de La Habana) y, en general, debido a la cercanía en aquella época entre Cuba y la URSS. Aunque el asunto se ha vuelto a poner de moda tras la miniserie Chernobyl de HBO, «no tenemos», dice Taquechel, «una idea gráfica de lo que ocurrió».

    • Alejandro Taquechel. Chernóbil. The Red Stone.

    (Fotos cortesía de Alejandro Taquchel).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    Rostros 

    ‘Rostros’, de Yuri Obregón: «una intervención corporal, una mascarada y, por supuesto, un performance, para obtener como resultado un proyecto fotográfico que refleje la fluidez e hibridación de la identidad y los disímiles dilemas a los que se expone el individuo contemporáneo»

    «Un país se construye desde sus comunidades»

    Cuando los activistas cubanos Marthadela Tamayo y Osvaldo Navarro hablan, usan palabras como «ciudadanía», «articulación», «comunidad», «barrio» o «sociedad civil». Cualquiera diría que son términos válidos solo para las sociedades en democracia, y no para un país cerrado, donde parece que todo el mundo se marchó.

    Los días sin luz

    En la sala de mi casa de La Loma,...

    4 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí