El OVNI comunista nunca aprendió a volar

    Ya en la etapa final, en el colmo del delirio y la dipsomanía real socialista, o bien una vez convencidos de que el Paraíso estaba definitivamente en otra parte, los comunistas búlgaros erigieron, en lo alto del anodino monte Buzludzha (apenas 1441 metros), un monumento con forma de OVNI.

    La ironía del OVNI monumental (1981) se les escapó, muy probablemente, a sus constructores, hijos de una civilización demasiado grave y solemne, condenada a naufragar pocos años después en un indetectable océano de aguas traicioneras.

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    Estos chicos, búlgaros o soviéticos, se fueron perdiendo por el camino; decidieron entonces inventarse un OVNI para que los esperase en medio de la Nada. Allí tendría lugar, con suerte, algún encuentro cercano de cuarto o quinto tipo, vaya uno a saber con Quién.

    Lo cierto es que eligieron Buzludzha, donde habían acontecido un siglo antes cruentas batallas y, poco después, la reunión fundacional del Partido Socialdemócrata de los Trabajadores Búlgaros (PSTB).

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    Hablábamos de la ironía escurridiza. Pero en realidad esta opera por capas, como esos templos o ciudades que se levantan sobre otros templos o ciudades, o como una mano de pintura que se coloca sobre la anterior.

    En 1981, cuando se inauguró por fin el OVNI, los comunistas locales estaban diciendo, sin quererlo, desde luego, que sus predecesores, los hombres del PSTB, constituían tal vez alguna especie de marcianos rojos que había decidido, generosamente, plantar su semilla en tierra búlgara.

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    Menos de 10 años después, mientras el Socialismo caía y se disolvía en el aire turbio del Este, Buzludzha ganó un nuevo sentido irónico… El OVNI era un símbolo confirmatorio más de lo evidente: aquel proyecto histórico no pertenecía, y quizá nunca perteneció, a este mundo. El OVNI fue abandonado sobrecogedoramente a su suerte en las alturas inhóspitas de los Balcanes.

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    Adentro quedarían los mosaicos épicos y las imágenes de los grandes líderes comunistas (BlagoevZhivkovDimitrovLeninStalinBrezhnev), ahora convertidas en efigies extraterrestres que acaso remitían a una dimensión paralela e incomprobable cuyo portal de acceso (o agujero de gusano) se había cerrado para siempre en 1989, por arte de un violento giro en los acontecimientos.

    Si se fijan, el obelisco de la estrella roja comunista parece un grito de SOS lanzado hacia el espacio exterior.

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    Luego de varias décadas, la ironía florece hoy a la vista de quienes van de turismo a Buzludzha. Esos viajeros son la ironía propiamente dicha y suelen cultivarse a sí mismos en forma de grafitti: donde antes se recitaba «Proletarios de todos los países, uníos», ahora se lee la palabra Comunismo con tipografía de Coca Cola. Alguien que contemplaba esta nave imposible desde cierta distancia dejó su marca: «USA 1994».

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    El autor de estas fotos, el cubano Alejandro Taquechel, llegó hasta Buzludzha —a unas tres horas de Sofía— tras desviarse de su camino. Atravesó pueblos que «parecían detenidos en el tiempo» y se bebió todas las cervezas que pudo encontrar en los hostales mediocres de la ruta. Viajó durante horas por las montañas en un Lada «hecho mierda», mientras el conductor lo tomaba por «americano» y planeaba en secreto cobrarle la astronómica cifra de 50 dólares.

    Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    Estas fotografías —que integran un proyecto mayor, titulado The Red Stone, sobre el pasado totalitario esteuropeo— evidencian, finalmente, esa paradoja insalvable que terminó estrangulando la versión soviética del mundo: los gestos monumentales, los fálicos monolitos estrellados y el Poder omnímodo que ordenó construirlos, representan el anhelo genuino e hiperbólico de tomar el cielo por asalto, pero son demasiado pesados para alzar el vuelo.

    Persisten inmóviles, tercamente, durante un tiempo (a veces, gracias a benefactores inesperados); luego se desploman en tierra. Este parece ser el destino común de todos los OVNIs de piedra.

    • Enjoy: Comunismo Coca Cola. Monumento en Buzludzha, Bulgaria. Llamado el OVNI comunista.
      Alejandro Taquechel. OVNI. The Red Stone.

    (Fotos de Alejandro Taquechel).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    «Un país se construye desde sus comunidades»

    Cuando los activistas cubanos Marthadela Tamayo y Osvaldo Navarro hablan, usan palabras como «ciudadanía», «articulación», «comunidad», «barrio» o «sociedad civil». Cualquiera diría que son términos válidos solo para las sociedades en democracia, y no para un país cerrado, donde parece que todo el mundo se marchó.

    Los días sin luz

    En la sala de mi casa de La Loma,...

    Todo el mundo se eriza

    He visto, o más bien escuchado, un video de...

    5 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí