Kommunalka, un destino soviético en el corazón de Petersburgo

    La kommunalka es una colmena. Y afuera está San Petersburgo, la ciudad del río Neva y la avenida Nevski.

    A poca distancia de aquí está el Museo de L´Ermitage, la famosa pinacoteca cuya colección inicial perteneció a los zares de Todas las Rusias. Ahí estuvo el Palacio de Invierno de Pedro el Grande y ahí está el Palacio de Invierno asaltado en 1917 por la Revolución.

    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.
    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.

    En verano las noches aquí son blancas y esa claridad imperturbable también envuelve la kommunalka, se filtra en su interior y, en cierto modo, indeciso y desolado, ilumina a sus habitantes.

    Por aquí cerca anduvieron los personajes de Gógol, de Dostoievski, de Tolstói, de Chéjov.

    Tras la Revolución de Octubre, el gobierno bolchevique debió enfrentar el problema de la vivienda y a la vuelta de algún tiempo, en las ciudades rusas, proliferó una modalidad de apartamentos comunitarios: la kommunalka.

    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.
    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.

    San Petersburgo era Leningrado cuando aquí nació Joseph Brodsky (1940-1996), autor de la «Gran elegía a John Donne». Brodsky señaló alguna vez que esta ciudad fue el «mediastino» del «helenismo ruso». También es cierto que la urbe ha sido llamada la «Venecia del Norte». Y, cierto, aquí vino a morir el gran Pushkin. Aquí supo templar su acero lírico el poeta Mandelshtam, que escribió unos versos contra Stalin y fue desterrado a los Urales.

    Un viejo caftán, unas botas con lodo, un samovar humeante, un diván raído, un manual filosófico, una proclama del partido, un ejemplar de Pravda, La madre de Gorki, una cebolla picada en finas rodajas, unas papas que hierven… Y ahora también, si miramos con ojo de pez, una silla de metal descascarada, una bombilla, el cielo raso, una bicicleta y un velocípedo infantil, una lavadora moderna, el horno, los tubos del gas, muchos frascos, cajas de galleta o de té…

    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.
    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.

    En algún punto del camino hacia el Futuro, el Soviet Supremo decidió priorizar a las familias hacinadas en las kommunalkas, que compartían el mismo piso, el mismo baño, el mismo aire… Entonces el camarada Jruschov (1953-1964) mandó construir monobloques de apartamentos, las jrushchovkas, para reubicar a tanta gente… Nunca se logró del todo. (El tránsito desde los solares en La Habana Vieja hasta los edificios de microbrigada en Alamar es la versión tropical de este «esfuerzo decisivo»).

    San Petersburgo, una de las urbes más hermosas del Viejo Mundo. Pórtico europeo del gran imperio del Este. Sus vísceras abuhardilladas. Tenaces.

    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.
    Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.

    Un obrero, un hijo de campesino, una tribu judía, un intelectual, un funcionario, un joven estudiante, todas las nacionalidades y todas las repúblicas… Y ahora también un par de jóvenes, hipsters y veganos, que han viajado por Estados Unidos y que rentan un estrecho e impecable Airbnb en medio del caos y la humedad secular de una kommunalka peterburguesa.

    Finalmente, vemos estas imágenes que abren un terco hipervínculo entre el presente y el pasado de Rusia.

    • Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.
      Kommunalka, San Petersburgo. The Red Stone. Alejandro Taquechel.

    (Fotografías de Alejandro Taquechel. Su proyecto The Red Stone incluye varias series contemporáneas realizadas en países ubicados alguna vez del otro lado del Telón de Acero).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    La Resistencia, los Anonymous de Cuba: «para nosotros esto es una...

    Los hackers activistas no tienen país, pero sí bandera: la de un sujeto que por rostro lleva un signo de interrogación. Como los habitantes de Fuenteovejuna, responden a un único nombre: «Anonymous». En, Cuba, sin embargo, son conocidos como «La Resistencia».

    Guajiros en Iztapalapa

    Iztapalapa nunca estuvo en la mente geográfica de los cubanos,...

    Selfies / Autorretratos

    Utilizo el IPhone con temporizador y los filtros disponibles. Mi...

    Un enemigo permanente 

    Hace unos meses, en una página web de una...

    Reparto: la otra relación entre Cuba y su exilio

    El dúo de reguetoneros cubanos Dany Ome & Kevincito el 13 aterrizó en La Habana el jueves 7 de marzo. Sin haber cantado jamás en la isla, son uno de los responsables del boom que vive actualmente el reparto cubano. La voz principal, Ome, llevaba casi 13 años sin ir a su país.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    El Síndrome de La Habana: una historia real de espionaje, armas secretas y geopolítica

    La tensa trama del llamado Síndrome de La Habana, un rocambolesco rezago de la Guerra Fría, continúa. Esta vez, una investigación realizada por The Insider, en colaboración con 60 Minutes (de la cadena CBS) y Der Spiegel, publicada el pasado 1 de abril, arrojó nuevas pistas sobre los misteriosos hechos ocurridos en la capital cubana entre 2016 y 2017. Los datos, recopilados durante un año por estos medios, apuntan a quien ya figuraba como el principal sospechoso: Rusia.

    Day Casas: la belleza escapista

    Hay algo en estos retratos de Day Casas que los alejan del típico fotoshooting para modelos Instagram y de la estética tropicaloide del videoclip cubano. Se intuye una pretensión high couture, un acabado tan detallado de las atmósferas que hace pensar en lo que está ocurriendo fuera de esa composición.

    Bergenline, avenida infinita

    La primera vez que estuve en la avenida Bergenline todavía no...

    Mirar la ciudad que no es

    A veces me cuesta no atrapar una imagen que...

    2 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí