Mytil Font

    Antes del estallido: por los claros del bosque hacia un verano vulgar

    Es mayo y busco inspirarme. Miro mi librero. Por los claros del bosque es el título de María Zambrano que destaca. Nunca lo he...

    Notas de una cacería en la Rampa

    Apuro tanto el almuerzo de mi hija que el pollo frito queda medio crudo (lo hago con la mitad del aceite que se necesita)...

    Madre por la obra de la vida

    Lunes Sabes que hoy es un día muerto. No obstante, desde las siete de la mañana tienes una matraca en la cabeza que te despierta,...

    Casas de lujo en un tiempo sin sueños

    Mi fe, yo creo en ti, tú no te irásMi fe, ni un «sin querer», ni un «ya no estás».Alberto Tosca Alberto lleva casi dos...

    Noticias que no leerás en La Habana

    Me despierto casi a las diez de la mañana y voy directo al vaso de agua y a dos ibuprofenos que aún conservo milagrosamente....

    Mujeres por «el derecho a tener derechos»

    La lista podría ser muy larga… sin cansarnos nunca y en plural porque son muchas incluso con el mismo nombre. Claudias, Anamelys, Camilas, Kathys,...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…