Apuntes del Clásico (I)

    En el séptimo inning Alfredo Despaigne conecta un jonrón con el swing hacia el dugout, los botones de la camisa a punto de reventárseles, y el narrador nos comenta: “Déjenme contarles, este jonrón es bueno”. Ok, gracias. No lo sabíamos. Pensábamos que nos perjudicaba, pero si tú lo dices, ya respiramos más aliviados.

    Despaigne ha asesinado con su estilo cualquier posible defensa de la estética. Se para en home con la barriga de un bodeguero y los ademanes descuidados de un millonario a la vuelta de todo –que es, bueno, lo que en definitiva es– y despacha palos casi con fastidio. Como quien dice: “Uf, y ahora tener que dar un jonrón, con el aburrimiento que me provoca.”

    En el Tokyo Dome, Despaigne está jugando en su casa, en su liga, con atletas de su nivel, y este partido contra Japón en el debut del Clásico Mundial es como el campo de golf lujoso en el que los ricachones de cuello blanco suelen reunirse los domingos. Despaigne, en un gesto de caridad, parece haber invitado por unas horas a los muchachos descalzos de su viejo barrio, los colegas de la pobreza que viven con el talonario de la Serie Nacional y que van a conocer la ostentación por unas horas pero que no serán capaces de disfrutarla en absoluto porque todos llevan guardado en el gavetero de sus cabezas el Samsung cincuenta pulgadas y el Split que hay que comprar y las cajas de tabaco que hay que vender en cuanto el out veintisiete caiga.

    Cuba, tal como los especialistas se encargaron de vaticinar, ha perdido finalmente con este equipo de ojos rasgados que tiene el mal gusto de tocar la bola para avanzar corredores con un out, haciéndonos sentir por un segundo, a las personas que sí sabemos de esto, que lo que estamos mirando no es exactamente béisbol. Lo que nadie va a decir, respecto al juego, es que en realidad el vaticinio no se iba a cumplir pero que la dirección técnica hizo todo lo posible para que se cumpliera. Como si, pronosticada la derrota, no se debiera ya ganar bajo ningún concepto.

    Fue una pelea del tipo cuatro y veinte de la tarde en la que nosotros representamos al alumno mocoso y enclenque por el que nadie apuesta un céntimo. Cada vez que pudimos anotar una carrera, sacar un out o conectar un hit, los narradores parecieron decir: “Eh, mira, lo arañó.” Y luego: “Eh, qué bien tú, lo arañamos, lo arañamos”.

    En realidad Cuba está envuelta en una zona de competencia que parece la reunión del G-20, con Japón, Australia, Israel, Corea, Holanda y China (y aunque este redactor no tenga ni la menor idea de quiénes conforman el G-20, eso es justo lo que dicho listado sugiere), pero recordemos por un segundo –jodidos motherfuckers conformistas–  que ESTO ES BÉISBOL Y QUE NOSOTROS SOMOS CUBA. Un país que no tiene nada, pero que de eso todavía le queda un poco. No importa que nos represente la novena de la Escuela del Partido Ñico López. Siempre podemos plantar cara.

    No teníamos que exponer a Lázaro Blanco, si así se prefería, pero uno de los dos camaradas Vladimir bien que pudo treparse al box. Con esas seis carreras le ganábamos incluso a Batista. Solo que el abuelito tierno de Carlos Martí nos hizo saltar al terreno vestidos de Oshín.

    Ahora ante Australia, siguiendo con la lógica, que nos disfracen de Mofli y asunto zanjado. Así viramos en primera ronda para que a esas veintiocho pobres almas peloteras no les dé tiempo vender lo que fueron a vender a Japón y tengan que guardarse las cajas de tabaco –que esa ha sido hoy toda nuestra sublime estrategia– donde mismo se guardó el gato hidráulico el tipo del cuento . En el equipaje de Carlos Martí.

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Cuba: ¿un país pobre con «alto» Índice de Desarrollo Humano?

    ¿Cuba es un país pobre? ¿Cuántas personas sufren la extrema pobreza en la isla? ¿Se puede hacer caso a las estadísticas que existen al respecto? Y si es un país de pobres ¿por qué tiene un IDH alto?

    Farsa, (in)justicia y otras pinturas negras en Cuba

    Un juez no tiene que coreografiar sus argumentos con la instrucción penal o la propia fiscalía. [...] Una juez no está para asustar con estadísticas punitivistas a una ciudadanía hastiada de una policía mal entrenada y sobreprotegida.

    Carta abierta a la congresista estadounidense Ilhan Omar

    Tomamos nota de su defensa de los derechos de los estudiantes activistas de Columbia University y esperamos que, del mismo modo que critica las políticas israelíes, también considere la posibilidad de examinar algunas de las políticas cubanas.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Clásico Mundial: Reflexiones de un pájaro asere

    El pasado domingo se vivió la semifinal del V...

    Cuba juega en Miami

    Como era de esperar, el equipo Cuba —aun refaccionado...

    Clásico Mundial: El juego de lo improbable

    Las probabilidades que tenía Cuba de acceder a la...

    Yo quiero discutir de pelota

    «Hay quien dice que no está feliz por eso...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí