Escalinatas de Santiago

    Santiago de Cuba ha perseverado entre el mar y la montaña durante 500 años. La noción de abajo-arriba/subir-bajar se impone en casi cualquier punto de la ciudad. Marca la ubicación de barrios, edificaciones y otros hitos del trazado urbano, define ciertas referencias que sigue automáticamente el transeúnte habitual y, por supuesto, los sentidos que intenta descifrar el forastero en medio de la canícula.

    Y esa verticalidad dictada por la naturaleza se traduce con frecuencia en escaleras y escalinatas que tipifican el paisaje citadino: calles que se transitan de peldaño en peldaño, bajo el sol, y que invitan a sentarse en sus gradas cuando va cayendo la noche.

    • William Riera. Las escalinatas de Santiago (Callejón Santiago).
      William Riera. Las escalinatas de Santiago (Callejón Santiago).

    En Santiago de Cuba ciertos fragmentos urbanos pueden convertirse en anfiteatros truncos donde la gente del reparto observa a tanta otra gente, y a la ciudad misma, que allá abajo continúa hilándose y entretejiéndose hasta convertirse en sombras cada vez más densas o en recortes de un resplandor indescifrable.

    La calle-escalera de Santiago no solo como vía de acceso a otro plano topográfico de una ciudad tendida sobre los contrafuertes de la sierra, como línea quebrada para el tránsito loma abajo y loma arriba, sino como espacio de socialización cotidiana: asiento para la cháchara y la contemplación, para la gesticulación y el reposo de cualquiera.

    William Riera. Las escalinatas de Santiago (Calle 4).
    William Riera. Las escalinatas de Santiago (Calle 4).

    William Riera vive hace un cuarto de siglo en Estados Unidos, pero su ciudad natal continúa siendo una obsesión vital que emerge una y otra vez en su trabajo fotográfico.

    Esta serie, Las escalinatas de Santiago (2004-2016), es obra indudable del impulso creativo que a menudo suscitan la nostalgia incesante y el lúcido extrañamiento en quien ha regresado por un rato a su casa de la infancia pero sabe que en breve volverá a partir.

    William Riera. Las escalinatas de Santiago (Tomás Padro, entre Princesa y Santa Rosa).
    William Riera. Las escalinatas de Santiago (Tomás Padro, entre Princesa y Santa Rosa).

    «Cada centímetro de estas escalinatas está impregnado con historias, secretos, experiencias…», recuerda Riera, quien también ha mostrado en El Estornudo, desde un ángulo inesperado, la ciudad Miami.

    «Mi fotografía pertenece a las calles del mundo», dice. «También me siento muy conectado con el estilo documental para producir imágenes. Soy fotógrafo porque me gusta motivar a la gente a que se detenga y piense en nuestras similitudes como seres humanos, que emergen de nuestras diferencias».

    • William Riera. Las escalinatas de Santiago (Calle 4, entre Gasómetro e Indio).
      William Riera. Las escalinatas de Santiago (Calle 4, entre Gasómetro e Indio).

    (Fotografías autorizadas por William Riera).

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Primera vez en un teatro

    Ninguna de las personas del público imagina el alboroto que había aquí poco antes de su entrada. La sala está llena de jóvenes que, de alguna manera, se conocen. La mayoría son muchachos que recién terminan el preuniversitario. Sus estilos son diversos, pero casi todos mantienen un código: están vestidos de negro.

    Pneuma

    El artista visual cubano Eldy Ortiz parece ser —en tanto fotógrafo y diseñador de estas escenas— un buscador incesante de imposibles evidencias metafísicas. 

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    El Estornudo
    El Estornudo
    Revista independiente de periodismo narrativo, hecha desde dentro de Cuba, desde fuera de Cuba y, de paso, sobre Cuba.
    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    Pneuma

    El artista visual cubano Eldy Ortiz parece ser —en tanto fotógrafo y diseñador de estas escenas— un buscador incesante de imposibles evidencias metafísicas. 

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    «Lo llevamos rizo», una casa para la gente negra y mestiza de Cuba

    Cuando Annia Liz cortó con 16 años su cabello...

    2 COMENTARIOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí