Tema: gobierno cubano

    Good bye, Gil. ¿Welcome, Alonso?: Movimiento de cuadros

    Así lo llamaron, «movimiento de cuadros», una frase que a alguien no muy familiarizado con la jerga burocrática recordaría más bien los trabajos en una galería de arte. A Gil, en efecto, lo movieron: quién sabe a qué otro salón en el museo del poder cubano; quién sabe si lo enviaron, definitivamente, al sótano con una sábana encima.

    Backstage

    La cosa debió suceder más o menos así.  Después de muchos debates, el equipo de comunicación de la Presidencia de Cuba se ubicó alrededor de...

    Ni hoteles ni derrumbes, ni paternalismo ni oligarquía

    Tras el derrumbe del edificio de Lamparilla 362, el pasado 4 de octubre, muchos cubanos de dentro y fuera de la isla se preguntaron,...

    ¿Qué buscaría Biden con sus presuntas medidas pro-MIPYMES en Cuba?

    Una filtración publicada el 18 de septiembre último en el portal financiero Bloomberg, acerca de inminentes medidas por parte de la Casa Blanca para aliviar las sanciones hacia...

    Lis Cuesta, la (no) primera dama de Cuba

    Lis Cuesta llegó a la ciudad de Nueva York el 17 de septiembre último junto a su esposo, el presidente Miguel Díaz-Canel, quien debía asistir al 78...

    El malestar de la Oposición

    Quien no tenga genes revolucionarios, quien no tenga sangre revolucionaria,  quien no tenga una mente que se adapte a la idea de una revolución,  quien no...

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    El viaje del nkisi

    ¿La violencia garantiza la opresión para siempre? No. La violencia, como el odio, el miedo, y otras emociones similares que se erigen en políticas hacia los otros, no debe fetichizarse, no debe equipararse a una identidad. Ni siquiera están en ningún cuerpo u objeto o en lo social, entendido de manera abstracta como algo; circulan en las relaciones y van creando las propias realidades y actores que luego parecen contenerlas.

    Uruguay: el «paisito» del sur que acoge a miles de cubanos

    En la nación suramericana se ha ido estableciendo una significativa comunidad cubana que, en los últimos años, ha encontrado en ese inesperado destino del Cono Sur una oportunidad para salir adelante. Sin embargo, se estima que unos cinco mil ciudadanos de la isla permanecen allí en un limbo migratorio.

    «Encuentro en un aeropuerto»

    Taha Muhammad Ali (1933-2011) vivió la mayor parte de su vida como un palestino de Israel. Nació en una aldea de la provincia de Galilea, encontró refugio junto a su familia en el Líbano, cuando la guerra árabe-israelí de 1948 arrasó con su pueblo y regresó luego a Nazaret, donde murió a los 80 años. Allí escribió sus poemas y cuentos de forma autodidacta, al finalizar cada jornada como vendedor de souvenirs en la tienda familiar. No pasó del cuarto grado de escolaridad, no dirigió ninguna publicación literaria, no concibió ningún manifiesto artístico o político.