Maniobras del cuerpo junto a Reinaldo Arenas

    Reinaldo Arenas sustrajo su cuerpo al comunismo cubano. Cada gobierno totalitario tiene sus maneras de adocenar, de hipnotizar a todo un pueblo. Pero desde esa masa de ovejas siempre alguna levanta el cogote; logra juntar valor y rebelarse.

    Hay muchas clases de rebelión, y en la del cuerpo el escritor Reinaldo Arenas fue un maestro: esa manera de blandirlo como último recurso de encorvarse. Hoy hace 30 años que se suicidó. Aquella vez, en Nueva York, también decidió hacer con su cuerpo lo que quiso.

    Ese fatídico día dejó una breve carta, su nota de suicidio, que culpaba a Castro de ese acto: «Sólo hay un responsable: Fidel Castro. Los sufrimientos del exilio, las penas del destierro, la soledad y las enfermedades que haya podido contraer en el destierro seguramente no las hubiera sufrido de haber vivido libre en mi país.»

    Carta de despedida de Reinaldo Arenas

    Treinta años después poco ha cambiado o ha cambiado mucho para no cambiar nada.

    Desde su natal Holguín recaló en La Habana. Él, casi analfabeto, pero con su talento natural logró llamar la atención, entre otros, del poeta Eliseo Diego, que le ayudó a encontrar una voz que resultó una de las voces más originales de la literatura cubana.

    En esa Habana revolucionaria, plagada de escuchas, vigilantes, donde todo el mundo estaba bajo la sospecha, el desembarco de esta otra clase de joven rebelde acentuó las contradicciones entre las estructuras de control cultural y la propia expresión artística, que a menudo pasa por lo corporal. En Cuba, esa materia carburante explota más o menos cada década.

    De ahí las purgas cíclicas. La artimaña quirúrgica para extirpar del cuerpo de la nación —para ellos el cuerpo de la Revolución— ese cáncer de la libertad creativa, esa enfermedad de la rebelión que no cabe dentro de los manuales procesales de los funcionarios cubanos.

    En el año 80, durante el éxodo del Mariel, Reinaldo logró hurtar el cuerpo al sistema. Solo cambiando el nombre a ese cuerpo, una vocal apenas, llamándolo Arinas, escapa de una isla de la que nunca, como todo exiliado, lograría librarse.

    Ya había publicado dos de sus libros más importantes: Celestino antes del alba, en Cuba, que le posibilitó reconocimiento entre sus colegas, y quizá su mejor obra, El mundo alucinante, publicada fuera de la isla, primero en Francia y luego en México, debido a la censura por sus pasajes homoeróticos.

    Dos años estuvo preso en la cárcel de Morro, esa cárcel donde se encerró y fusiló a disidentes desde la Colonia. Allí se agrió mucho más la vida de Arenas, y se acrecentó su rencor. Un rencor que logró canalizar a través de su escritura y de su cuerpo, muchas veces disfrazándolo de uno de sus propios personajes, llenos de hipérboles, tal como leemos en su aclamada autobiografía Antes que anochezca.

    Alguna vez se presentó a sí mismo y nos dijo: «Soy una persona disidente en todos los sentidos, como aquí se dice, porque no soy religioso, soy homosexual y a la vez soy anticastrista, es decir creo que reúno todas las condiciones para que nunca se me publique un libro y para vivir al margen de toda sociedad en cualquier lugar del mundo.»

    spot_img

    Newsletter

    Recibe en tu correo nuestro boletín quincenal.

    Te puede interesar

    Efecto de ida y vuelta

    Volví a sentir la mirada inquisidora de mi padre clavada en el cogote cuando tuve que hacer un esfuerzo para recordar el número de relaciones sexuales que había tenido a lo largo de mi vida. Si bien de pequeña eran lícitos los disfraces de bailarina de Tropicana para los bailes del cole, en la adolescencia, por el contrario, mi herencia cubana me venía reprochada como un estigma.

    La reina cubana del Bikini Wellness

    Su cuerpo, milimétricamente tonificado, gira a la derecha, se contonea hacia la izquierda. Muestra al público su cintura de 62 centímetros. Aún no lleva la corona, pero no faltará mucho para que el jurado de la Federación Unida de Fisicoculturismo Cubano (FUFC) anuncie que Karla es la campeona en la categoría Bikini Wellness, la primera mujer de la provincia de Pinar del Río en competir y llevarse el título.

    «En la calle está el sofoco y la sed»

    Las escenas que vemos son limaduras de lo histórico y lo ideológico vibrando en «el calor sofocante» de la isla. El autor procura en captar la intimidad del «hambre» y «la ausencia de sentidos»; la soledad metafísica de la ruina: física, social, arquitectónica, moral…

    Aimé Césaire: revolución y autoritarismo en ‘La tragedia del Rey Christophe’

    ‘La tragedia del Rey Christophe’ reflejó el drama de un líder negro caribeño que, pese a su radicalidad revolucionaria, no logra romper con el legado simbólico del colonialismo que sobre él gravita, perdiendo, de paso, el meridiano descolonizador al separarse de su pueblo con políticas crueles y autoritarias.

    Podcast LMP | Un día en la vida: Gretel

    Gretel es una joven cubana con una familia atravesada por los abusos de género y el patriarcado más violento. Esas vivencias, años después, han sido motivación e impulso para crear personajes que no se han quedado presos de la herida.

    Apoya nuestro trabajo

    El Estornudo es una revista digital independiente realizada desde Cuba y desde fuera de Cuba. Y es, además, una asociación civil no lucrativa cuyo fin es narrar y pensar —desde los más altos estándares profesionales y una completa independencia intelectual— la realidad de la isla y el hemisferio. Nuestro staff está empeñado en entregar cada día las mejores piezas textuales, fotográficas y audiovisuales, y en establecer un diálogo amplio y complejo con el acontecer. El acceso a todos nuestros contenidos es abierto y gratuito. Agradecemos cualquier forma de apoyo desinteresado a nuestro crecimiento presente y futuro.
    Puedes contribuir a la revista aquí.
    Si tienes críticas y/o sugerencias, escríbenos al correo: [email protected]

    spot_imgspot_img

    Artículos relacionados

    ‘Esta es tu casa, Fidel’ de Carlos D. Lechuga: Cuando la historia de una familia es la de un país

    En el libro de Carlos D. Lechuga el totalitarismo, la adoración al Gran Líder, las lealtades políticas, los oportunismos y los desencantos, se cuelan en un hogar cuyas dinámicas a veces parecen girar más en torno a la Revolución cubana que a las individualidades de sus miembros.

    ¿Por qué el régimen cubano niega la libertad condicional al artista Luis Manuel Otero Alcántara?

    Aun cuando la libertad condicional es una opción para todas aquellas personas que no han sido condenadas a privación perpetua de la libertad, dicha figura resulta particularmente limitada por las autoridades judiciales del país cuando se trata de presos políticos; ello, bajo el amparo de términos tan discrecionales como «buena conducta» o «resultados positivos alcanzados en la actividad educativa del sancionado».

    La patria es un participio

    Nueva York nunca será mi ciudad. Sin embargo, nunca he...

    Agustín Acosta, piedra desnuda y padre de mi padre

    Desde dondequiera que se observe, suele ser la poesía...

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí